Obispo Aós precisa que envió a cura denunciado a España por enfermedad

El administrador apostólico del Arzobispado de Santiago aclaró también que nunca hubo una denuncia formal contra el sacerdote Antonio Vargas, pero que de todas formas cursó los antecedentes al Vaticano.

234

“Yo recibí una noticia y se actuó conforme a eso. Se consideró que el sacerdote tenía problemas de salud y aquí (en Chile) no podíamos atenderlo bien, y por eso es que fue enviado a España mientras tanto para que fuera atendido. Lo primero es la salud de uno”, sentenció Celestino Aós.

De esta forma el administrador apostólico del Arzobispado de Santiago, explicó la determinación que adoptó cuando ejercía como obispo de la diócesis de Copiapó, donde en junio de 2018 recibió una carta en la que se acusaba al párroco Antonio Vargas de “conductas inapropiadas” con niños y mujeres que asistían a la iglesia.

El religioso, quien tomó esta determinación mientras era obispo de Copiapó, relató que nunca hubo una denuncia en contra de Vargas, por lo que él no tenía la obligación de remitir esos antecedentes al Vaticano.

Sin embargo, y pese a ello, dijo, se enviaron los antecedentes en consulta a Roma, cinco meses después de recibida la acusación.

“Yo actué como correspondía. Yo lo envié (a España) porque me parece que si una persona está enferma lo primero que tengo que hacer es cuidar su salud. Y, en ese momento, se le envió para que hiciera su tratamiento y para ir informando también o diciendo cuál era la situación del sacerdote, la situación del padre”, puntualizó.

Cabe mencionar que durante esta jornada, el nuevo administrador diocesano de Copiapó solicitó la carpeta con todos los antecedentes de este caso, la que está en manos de Aós.

GESTO A VÍCTIMAS DE KARADIMA

Celestino Aós formuló estas declaraciones tras encabezar una eucaristía en la Parroquia El Bosque y sostener un encuentro con Eugenio de la Fuente, Alejandro Vial y Sergio Cobo, los sacerdotes que fueron abusados por Fernando Karadima en ese lugar.

“He querido venir aquí para saludar a estos hermanos sacerdotes, que se formaron aquí, y que han sufrido y padecido todos los procesos, todos los dolores que ustedes bien conocen. Yo he querido venir a saludarles y a compartir con ellos”, indicó.

El administrador apostólico del Arzobispado de Santiago recalcó que “los abusos, por desgracia, fueron importantes y tenemos que reconocerlo, pero no son exclusivos de Fernando Karadima. Cada vez que se comete una maldad, cada vez que se comete un pecado, cada vez que se abusa de otro, tenemos que reaccionar ante eso”.

Añadió que como Iglesia “estamos reaccionando ante estos hechos que ocurrieron (…) y queremos que no vuelvan a ocurrir jamás, pero todos los abusos que hay en Chile, los abusos de violencia, los abusos de corrupción, los abusos de manipulación de la sexualidad, de la afectividad, todos son rechazables”, concluyó.

Aós permitió viaje de sacerdote indagado por “actitudes inadecuadas” hacia mujeres y niños