Fraude al fisco y delitos tributarios: Fiscalía acusa a MEO y pide 9 años de cárcel

Excandidato presidencial reaccionó por redes sociales señalando que esperaba esta diligencia de la fiscal Ximena Chong para poder defenderse y probar su inocencia en un juicio, instancia en la que tendrá que dar cuenta del presunto financiamiento ilegal de su campaña.

729

Una acusación por delitos tributarios y fraude al fisco en la arista chilena del caso Lava Jato, que involucra a la constructora brasileña OAS, presentó este viernes la Fiscalía de Alta Complejidad Centro Norte en contra del excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami (MEO).

En el escrito presentado en el 7° Juzgado de Garantía de Santiago, la fiscal jefa de esa unidad, Ximena Chong, pidió 5 años y un día por delitos tributarios y 4 años por fraude al fisco.

Tras esta acción del Ministerio Público, el próximo paso es la preparación de juicio oral, instancia a la que se refirió en su cuenta de Twitter el imputado.

“Desde el primer día así lo pedimos. Tres años demoró, pero al fin iremos a juicio para probar mi inocencia y hacer justicia. ¡Queremos juicio ahora! Desde ahora será ante jueces que se aclararán los hechos y se demostrará mi inocencia”, sostuvo el fundador y líder del PRO.

MONTOS DEFRAUDADOS

El 20 de agosto pasado, tras ser formalizado junto a su excolaborador Cristián Warner, el exdiputado quedó con firma mensual.

La persecutora le formuló cargos por su presunta facilitación de facturas ideológicamente falsas, en enero y febrero de 2013, emitidas por Warner a la constructora OAS por un aporte irregular de la empresa brasileña a la campaña de Enríquez-Ominami. Las facturas fueron emitidas por la empresa Cono Sur Research SpA, de propiedad de Warner.

Además, el exaspirante a La Moneda también se le imputó un presunto fraude de subvenciones fiscales en la rendición de sus gastos de campaña, cometido en marzo de 2014.

La defraudación sería de $170.800.000, y correspondería al uso el famoso jet Cessna empleado por MEO para sus desplazamientos de campaña, y que fue arrendado por OAS para facilitarlo al ex candidato.

En el caso de Warner, incluido en la acusación presentada, la fiscal Chong le imputó presuntos delitos tributarios de facilitación de facturas ideológicamente falsas. Por estos hechos, el Servicio de Impuestos Internos presentó querellas contra ambos en mayo de 2017.