Las interrogantes tras el rescate marítimo a un crucero en Noruega

El Viking Sky, con 1.373 personas y que sufrió una avería de motor el sábado frente a las costas de Møre og Romsdal (oeste de Noruega), fue objeto de una de las mayores operaciones de rescate jamás realizadas, tras ser azotado por una tormenta.

255

¿Por qué el crucero Viking Sky se aventuró en aguas claramente peligrosas en plena tormenta? Pese al alivio que suscita el exitoso resultado de una excepcional operación de rescate marítimo, muchas interrogantes siguen abiertas este lunes en Noruega

Las espectaculares imágenes han dado la vuelta al mundo: este gran barco con 1.373 personas azotado por olas de hasta 15 metros, los muebles desplazándose peligrosamente en el interior de babor a estribor, y en el cielo los helicópteros que acudieron para evacuar a los pasajeros…

El Viking Sky, que sufrió una avería de motor el sábado frente a las costas de Møre og Romsdal (oeste de Noruega), fue objeto de una de las mayores operaciones de rescate jamás realizadas: cerca de 500 pasajeros, muchos de ellos de edad, fueron extraídos del barco, muchas veces en plena noche, por un incesante ballet de helicópteros, en medio de la tormenta.

Y el balance humano ha sido casi milagroso: 28 personas hospitalizadas, pero solamente una con heridas graves.

“El riesgo para los pasajeros y para el barco era elevado”, declaró a la AFP Dag Sverre Liseth, responsable de asuntos marítimos en el seno del organismo noruego de investigación de accidentes. “Pudo ser peor, pero felizmente todo acabó bien”.

El organismo ha abierto una investigación pues el caso pudo terminar en tragedia: en efecto, sin motor, el crucero avanzaba hacia las aguas costeras donde hay numerosos arrecifes.

Tras haber logrado poner en marcha de nuevo sus motores, el crucero se estabilizó echando el ancla a unos dos kilómetros del litoral. Luego, jalado por remolcadores, el crucero entró en el puerto noruego de Molde el domingo, 26 horas después de haber lanzado su llamado de socorro.

Los investigadores deberán determinar por qué el crucero que viajaba de Tromsø (norte) a Stavanger (sudoeste) corrió el riesgo de adentrarse en aguas donde la navegación es muy delicada, y ello cuando además había sido anunciada una tormenta.

“No quiero especular al respecto, pero es uno de los aspectos que va a evaluar nuestra investigación”, indicó Liseth.

¿CONTROVERTIDA DECISIÓN?

La decisión del capitán finlandés del Viking Sky suscita perplejidad, sobre todo porque la compañía Hurtigruten, cuyos famosos expresos costeros recorren el litoral durante todo el año, había renunciado ese día a esta etapa, prefiriendo transportar a sus pasajeros por avión.

“No tenemos opinión particular sobre si era controvertido hacer eso”, indicó Eirik Walle, responsable de las operaciones en el Centro de socorro para el sur de Noruega, interrogado por la AFP.

“Aunque otros barcos decidieron permanecer en puerto, había mucho tráfico marítimo en aquel momento en ese lugar” argumenta.

El armador del Viking Sky, Torstein Hagen, excluyó el domingo que la decisión de proseguir la navegación fuera dictada por consideraciones financieras.

“Me gustaría disculparme personalmente por lo que nuestros clientes han tenido que pasar”, afirmó el lunes en un comunicado, en el que agradece a autoridades, rescatistas y tripulación.

El organismo estadounidense encargado de la seguridad en los transportes (NTSB) se ofreció participar en la investigación, pues unos 600 norteamericanos estaban entre los pasajeros.

Éstos han empezado a retornar a sus países, y saludaron de forma unánime el comportamiento de la tripulación, los socorristas y la población, una vez en tierra firme.