Joven chilena es hallada muerta en playa de Nueva Zelanda

Millaray Antonia Bravo Ramos, de 28 años, experta nadadora, estudiaba inglés en ese país desde hacía cuatro años. De acuerdo a la versión de las autoridades, fue encontrada flotando en el mar, desnuda y con una cuerda de boyas enredada en los pies, sin lesiones atribuibles a terceras personas. Su familia no cree en versión de las autoridades.

1824

En la playa Waike, en Auckland, Nueva Zelanda, fue encontrado el miércoles el cuerpo sin vida de Millaray Antonia Bravo Ramos, de 28 años, quien se encontraba desaparecida en dicho país desde el lunes 18 de marzo pasado.

De acuerdo a lo informado por el Diario Austral de Temuco, el cuerpo fue hallado desnudo y con una cuerda  de boya adherida a sus piernas.

La joven, oriunda de Lautaro, La Araucanía, se encontraba estudiando inglés en ese país desde hacía cuatro años.

La Cancillería informó a la familia de Millaray Antonia Bravo Ramos que el cuerpo fue hallado flotando en el mar, desnudo y con una cuerda de boyas enredada en los pies, sin presentar lesiones atribuibles a terceras personas, por lo que señalaron que asfixia por inmersión fue la causa de su muerte.

Su familia no cree la primera versión entregada por autoridades sobre la causa de muerte.

A Antonio Bravo, padre de Millaray, no lo convence esta hipótesis, porque la joven –señaló-era una experta nadadora. “Llegaré hasta las últimas consecuencias para conocer la verdad de la muerte de mi hija (…). Era una experta nadadora, por lo que no creemos la versión de las policías de allá que dice que murió ahogada”.

Amistades de la fallecida en Chile y Nueva Zelanda han iniciado colectas que apuntan a reunir fondos con el fin de repatriar el cuerpo. Según Sebastián Vera, amigo de la joven, ya se han reunido cerca de US$5 mil.

Antonio Bravo dijo a radio Biobio que la última noticia que tuvo de su hija fue que iría a la playa Waike en Auckland, que habitualmente visitaba. El sábado fue el último día que conversó con ella.

“Millaray le dice al dueño de casa, donde ella pagaba el hostal, que ella se va a la playa a bañar y esa fue la última noticia hasta el día miércoles que la encontraron ahogada en la playa”, contó el padre.

Sostuvo también que la joven  “tenía una relación con un pololo bien tormentosa”, por lo que envió un informe a la policía neozelandesa. “¿Por qué este señor (su pololo) no avisó que la Millaray andaba perdida?… ¿por qué nadie de su entorno se preocupó?”, se pregunta.