Papa invoca “presunción de inocencia” y rechaza dimisión de cardenal acusado de encubrir pederastia

Esta no es la primera vez que el Pontífice no acoge la renuncia del prelado, ya que en 2016 cuando la presentó al estallar el escándalo que lo señaló como encubridor de abusos sexuales a menores en Lyon, Francia.

98

El Papa Francisco rechazó la dimisión del cardenal Philippe Barbarin, invocando la “presunción de inocencia”, anunció este martes el prelado francés en un comunicado, precisando que se retirará “un tiempo” de la diócesis de Lyon (centro éste de Francia).

“El lunes por la mañana puse mi misión en manos del Santo Padre. Invocando la presunción de inocencia, no quiso aceptar mi dimisión”, anunció el propio Barbarin, quien hace tres años fue condenado por la justicia como encubridor de casos de abuso sexual de menores.

El presbítero seguirá siendo arzobispo de Lyon pero dejará la gestión del día a día al actual vicario general Yves Baumgarten, por “sugerencia” del Pontífice “y porque la Iglesia de Lyon sufre desde” que el escándalo estalló hace tres años el escándalo de pederastia en la diócesis.

En tanto el Vaticano confirmó la noticia indicando que “el Santo Padre no aceptó la renuncia presentada por el cardenal Philippe Barbarin”.

“Consciente, sin embargo, de las dificultades que atraviesa actualmente la archidiócesis, el Santo Padre dejó al cardenal Barbarin libre de tomar la decisión más apropiada para su diócesis”, agrega el texto.

Nombrado cardenal desde 2003, el arzobispo de Lyon, de 68 años, es uno de los pocos jerarcas de la Iglesia que ha sido condenado por un tribunal laico por encubrir casos de pederastia.

Fue condenado el 7 de marzo a seis meses de prisión en suspenso por no haber denunciado a la justicia los abusos sexuales cometidos contra menores por un cura de su diócesis.

Durante el juicio señaló que “nunca traté de esconder y mucho menos encubrir estos hechos horribles”, pero el fallo consideró que optó por no decir nada a las autoridades francesas “para preservar la institución”. Los abogados del prelado apelaron a la sentencia.

El Papa Bergoglio ya había defendido personalmente al cardenal francés en 2016 cuando desechó por primera vez la renuncia del cardenal estimando que sería “una imprudencia” antes de que termine el juicio.