Flores (DC) tras ser ungido como presidente de la Cámara: “Si no queremos marcar el paso” hay que decidir “el aporte que nos distinguirá”

Diputado falangista, quien en segunda vuelta se impuso a su contendor de la UDI, Jaime Bellolio, por 81 votos contra 68, en una sorpresiva elección, dijo en su alocución que “el avance persistente de los populismos que desprecian el diálogo y el respeto a las personas nos habla de nuevo de un nuevo e insospechado peligro”.

215

Poco después de que los resultados de la segunda vuelta del proceso eleccionario de la Mesa de la Cámara Baja lo ungieran como nuevo presidente de la Corporación, con 81 votos, imponiéndose a su contendor Jaime Bellolio (UDI), que logró 68, Iván Flores (DC) dirigió una alocución en el que remarcó que “este es el momento para la humildad y para la responsabilidad”.

“La democracia no se ha construido en un día, ni se gana para una vez y para siempre. Tampoco la historia de esta institución parte con nosotros, somos herederos de una noble tradición, generaciones del servicio público se han hecho presentes en tres siglos consecutivos para ayudar a dar forma a lo que ahora somos. Otras y otros los seguirán”, detalló.

El diputado remarcó que “hay que ser humildes porque no somos el final del camino, pero también hay que ser responsables. Si no queremos marcar el paso, si no queremos pasar sin dejar huella hemos de decidir cuál es el aporte que nos distinguirá en esta parte de la historia”.

El parlamentario añadió que si se mira el trayecto que ha seguido la Cámara de Diputados “desde la recuperación de la democracia, en casi 30 años tenemos un camino reconocible de luces y sombras, y un permanente esfuerzo por estar a la altura de cada momento histórico. Tenemos también una evolución en el espíritu con que se encaran los desafíos de cada etapa. Esto nos puede ayudar a definir lo que se espera de todos nosotros ahora, en este preciso momento”.

Flores hizo un breve recorrido por la historia de la Cámara. Durante casi la primera década de los 90 “la alegría y el orgullo de haber recuperado la democracia puso un tono optimista. Los presidentes de la Cámara pusieron el acento en la recuperación del rol del Congreso, aunque se hacían cargo de los cuestionamientos que provenían de la ciudadanía”, indicó.

En la segunda década, “el estado de ánimo fue distinto, el acento se puso en responder a las críticas por el desempeño de los parlamentarios (…), en la tercera década se aprecia nuevamente un cambio. No hay ninguna duda en expresar el reconocimiento de la importancia institucional del Congreso, pero se tiene plena conciencia de vivir una coyuntura compleja y de constatar que nuestro prestigio se estabilizó en niveles demasiado bajos”.

Pese a lo realizado por revertir la situación –añadió- “el cinismo y optimismo se anulan, coexisten y se neutralizan. Sin embargo, tenemos que pasar a otra etapa si queremos estar a la altura de los desafíos de esta hora. En los últimos años hemos podido comprobar que la democracia no la ha podido derrotar ninguno de sus adversarios y que hemos podido vencer todos los grandes escollos, pero el avance persistente de los populismos, que desprecian el diálogo y el respeto a las personas, nos habla de nuevo de un nuevo e insospechado peligro”.

Pamela Jiles: “Sin esos cinco votitos, la Democracia Cristiana no existe”

Flores (DC) se transformó finalmente en el nuevo presidente de la Cámara tras imponerse a Bellolio (UDI) en segunda vuelta

Sorpresiva elección de Mesa de la Cámara: Bellolio (UDI) derrota a Flores (DC), pero no logra mayoría absoluta

Frente Amplio le entrega sus votos a la DC para que se quede con la testera de la Cámara