Condenado por DDHH trató de “comunista y vendido” a ministro de la Suprema

El hecho ocurrió en el Palacio de Tribunales cuando el magistrado Lamberto Cisternas informaba de los acuerdos del último pleno del máximo tribunal, instante en que el teniente coronel (r) de Ejército, Jaime Ojeda Torrent lo increpó.

1016

De “comunista” y “vendido” por sus fallos por crímenes de derechos humanos ocurridos en dictadura, fue tratado este jueves el vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, de parte un miliar en retiro condenado en una de las aristas del caso Caravana de la Muerte.

Se trata del teniente coronel (r) de Ejército, Jaime Ojeda Torrent, quien fue sentenciado por el juez Mario Carroza a 5 años de presidio en calidad de cómplice de los delitos aplicados por mecanismo de exterminio liderado por Sergio Arellano Stark.

La situación se produjo al mediodía en el Palacio de Tribunales durante en un punto de prensa en que Cisternas informaba sobre los acuerdos del último pleno del máximo tribunal, momento en el que el retirado militar se presentó ante el magistrado y comenzó a increparlo, al igual que a los periodistas.

Ojeda Torrent trató de “comunistas y vendido” a Cisternas y a los representantes de la prensa, e hizo una defensa de los uniformados que están presos “por defender a la patria”, según dijo.

Tras ello fue sacado del salón por los gendarmes que custodian la sede del Poder Judicial.

Pero el episodio de hoy no es el único protagonizado por el uniformado (r), ya que 7 de febrero pasado, en un cuartel de la PDI donde fue detenido por esta causa, gritó que “los terroristas de izquierda me están metiendo preso, los terroristas de izquierda ganan aquí y van a ganar cualquier cantidad de millones por habernos procesado”.

A ello se suma que el martes 18 de septiembre 2018, El Mercurio de Antofagasta publicó una carta de Ojeda Torrent en la que afirmó que si el atentado a las Torres Gemelas hubiese ocurrido en Chile, “la familia del terrorista Osama Bin Laden habría sido indemnizada en forma millonaria y los agentes del Estado presos de por vida en Punta Peuco, por las organizaciones de DDHH, propiedad del Partido Comunista”.

El 9 noviembre pasado, el juez Carroza condenó al oficial y otros 10 militares en retiro, entre ellos el general (r) Juan Emilio Cheyre, como autores, cómplices y encubridores en 15 delitos de homicidio, ilícitos perpetrados en el marco de la denominada Caravana de la Muerte, en su paso por La Serena, en octubre de 1973.

El miércoles el ministro Cisternas condenó a los exagentes de la DINA Pedro Espinoza Bravo, Raúl Iturriaga Neumann, Jaime Lepe Orellana y Juan Morales Salgado a las penas de 6 años de presidio, por el homicidio calificado de Carmelo Soria.