Astrónomos de la Universidad de Concepción logran la medida más precisa del Universo

El año 2013, el mismo equipo de investigación había logrado determinar la distancia entre la Vía Láctea y la Gran Nube de Magallanes con una precisión del 2,2%. Ahora lo hizo con una exactitud del 1%.

1379

“Parecía imposible pero lo logramos… medimos la distancia entre la Vía Láctea y la Gran Nube de Magallanes, con una exactitud del 1%, eso superó con creces las estimaciones previas”, así lo afirmó Wolfgang Gieren, astrónomo de la Universidad de Concepción e investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica CATA y del Instituto Milenio de Astrofísica.

El trabajo fue liderado por los doctores Grzegorz Pietrzynski, Darek Graczyk y Wolfgang Gieren, todos astrónomos de la Universidad de Concepción, quienes forman parte de un grupo de 22 científicos, provenientes de países tan variados como Polonia, Francia, Estados Unidos y Alemania.

La distancia final es de 49,59 ± 0,09 (estadística) ± 0,54 (sistemática) kiloparsecs.

El año 2013, el mismo equipo de investigación logró determinar la distancia a la galaxia Gran Nube de Magallanes con una precisión del 2,2%. “Para mejorar nuestra medición anterior aumentamos las muestras de sistemas de estrellas binarias emplazadas en la Gran Nube de Magallanes, desde ocho hasta veinte. A ello sumamos una nueva calibración de la técnica usando mediciones interferométricas obtenidas en el Observatorio Paranal (ESO)”, explicó Gieren.

Adicionalmente, utilizaron observaciones obtenidas desde los Observatorios La Silla (ESO), Las Campanas (de la Carnegie Institution for Science) y telescopios del South African Astronomical Observatory (SAAO, Sudáfrica.

“Esta noticia nos alegra, ya que nos permitirá aumentar nuestra comprensión de la expansión del Universo, y del fenómeno de la energía oscura que es uno de los grandes enigmas contemporáneos en la Astrofísica”, concluyó Gieren.

La investigación se enmarcó en el “Proyecto Araucaria” fundado en año 2002 en la Universidad de Concepción y que es apoyado por el Centro de Astrofísica CATA y el Instituto de Astrofísica MAS.

La investigación fue publicada en la revista científica Nature.