Juventud mundial sale a la calle el viernes para exigir acciones contra el cambio climático

En Santiago, la movilización está programada para las 14:00 horas desde Plaza Italia. La misma manifestación se repetirá en Sídney, París, Tokio, Bogotá, Hong Kong y Kampala, entre otras ciudades.

1051

“En 2050, ustedes habrán muerto, nosotros no”. La juventud mundial está convocada el viernes a manifestarse en las calles para reclamar a los gobernantes acciones decisivas contra el cambio climático, una movilización inédita inspirada por la adolescente sueca Greta Thunberg.

Hasta ahora, el llamado a una movilización semanal de la joven militante, que todos los viernes agita en solitario su pancarta con el lema “Huelga escolar por el clima” ante el parlamento de Estocolmo, tuvo eco en varios países, sobre todo en Bélgica y Alemania, donde los jóvenes se manifestaron por millares.

Para esta “huelga mundial por el futuro” del 15 de marzo, estudiantes de todo el mundo -de Sídney a París, de Tokio a Bogotá y de Hong Kong a Kampala-, se preparan para no acudir a las aulas.

En Chile también está hecho un llamado a movilizarse ese viernes y se programó una marcha en Santiago a las 14:00 horas desde la Plaza Italia. Acciones similares se repetirán en otras ciudades chilenas, como Arica, Temuco, Curicó, Valdivia, Rancagua, Puerto Montt, Ovalle, San Felipe, Valparaíso y Osorno, entre otras.

“LA CASA SE QUEMA”

“¡Hacemos huelga para decir a nuestros gobiernos que hagan sus deberes y nos presenten pruebas!”, afirma el llamado publicado en Facebook.

Pruebas de que el mundo está tomando las medidas necesarias para limitar el calentamiento a un máximo de +2 ºC respecto a la era preindustrial, como prevé el Acuerdo de París de 2015. Y es que por ahora “no he escuchado ninguna promesa concreta por parte de nuestros dirigentes”, dijo recientemente Greta Thunberg, de 16 años.

“Se limitan a decir que tratan de hacer lo máximo posible”, pero es insuficiente porque “la casa se quema”. “Quiero que empiecen a sentir el pánico”, arengó la militante.

Según FridaysforFuture, nombre de este nuevo movimiento contra el cambio climático, se han previsto más de 1.000 congregaciones en un centenar de países.

Pero es difícil anticipar si la movilización será o no masiva.

“Este movimiento es muy importante, pero no solo en términos de cifras, sino porque va a suscitar conversaciones en el seno de las familias, entre amigos y en las escuelas”, comenta Karen O’Brien, socióloga de la Universidad de Oslo.

“La prueba del movimiento no será tanto el tamaño de la multitud que se movilizará el 15 de marzo, sino las acciones tomadas (a posteriori) por la sociedad en respuesta a la crisis climática”, asegura.

“ELECTORES DE MAÑANA”

¿Cuál es el potencial de estos jóvenes para hacer cambiar las cosas?

“Son los electores de mañana”, son observados “con interés” por los partidos políticos y los grupos de interés, responde Sébastien Treyer, director general del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales (IDDRI). “No es banal”.

Varios responsables políticos, en Alemania, Gran Bretaña y Hong Kong, trataron de persuadir a los jóvenes de regresar a las aulas, algunos amagando con consecuencias si faltaban a la escuela.

“Claro que hay gente que no nos toma en serio, diciéndonos que somos jóvenes y que no sabemos de qué hablamos”, constata Adelaïde Charlier, estudiante belga de 18 años.

“Yo les digo que precisamente nos informamos y que al hacerlo nos dimos cuenta de que estábamos lejos de nuestros objetivos (…), que nos acercamos al precipicio”, añade la joven, estimando que pese a todo cada vez se toma “más” en serio su “grito” de alarma.

LA SOCIEDAD CIVIL SE MOVILIZA

Alcaldes de la alianza C40 de las grandes ciudades por el clima, como París y Milán, brindaron su apoyo a los jóvenes. “Son los que tienen más que perder por la inacción de los gobiernos”, declaró en un comunicado el alcalde de Sídney, Clover Moore.

La ONG 350.org, que apoya la movilización, espera que habrá “un antes y un después” al 15 de marzo. “Esta huelga mundial supondrá un giro en la historia mundial, un momento en que los adultos aprenderán a seguir a sus hijos, por un verdadero cambio”, según Nicolas Haeringer, uno de sus coordinadores.

Esta movilización juvenil se inscribe también en un movimiento de la sociedad civil más vasto contra el cambio climático, con acciones de desobediencia civil y recursos judiciales, como la denuncia por “inacción climática” que 4 ONG presentarán este jueves en París contra el Estado francés y suscrita por más de dos millones de personas.

“Lo que es importante es ver la conjunción (…), la movilización de los jóvenes, los recursos judiciales, las lógicas de evaluación de las políticas públicas, los defensores de causas, como Greta”, según Treyer.