Película chilena “Piola” se llevó 6 premios en el Festival de Cine de Guadalajara

La cinta sobre adolescencia y hip hop ambientada en la comuna de Quilicura, ópera prima del director Luis Alejandro Pérez, obtuvo premios para su postproducción de sonido y distribución internacional.

256

Un nuevo hito para el cine chileno ocurrió en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG). La película “Piola”, el primer largometraje del director Luis Alejandro Pérez, fue reconocida con seis premios en la sección Construye del prestigioso certamen mexicano. Un año atrás, otra cinta local, “Perro Bomba”, se había adjudicado cuatro de estos galardones.

Gracias a esta victoria, el debut en la ficción de la productora audiovisual Otro Foco, producido por Cecilia Otero, Sylvana Squicciarini y Rolando Santana, recibirá apoyo para su postproducción de sonido, diseño de créditos y distribución internacional.

Parte de la comitiva cinematográfica que representa a Chile como invitado de honor durante esta edición 2019 de FICG – que finaliza este 15 de marzo –, “Piola” narra las anécdotas de un trío de adolescentes en Quilicura.

Martin (el debutante Max Salgado) es un letrista de hip hop innato, que acompaña sus rimas con sonidos recortados y sampleados de melodías antiguas. A pasos de grabar su primer disco, lo expulsan del colegio. Entonces comenzará a deambular por las calles de la comuna acompañado por Charly (René Miranda, “Volantín cortao”), otro más al que echan de todas partes y que elude responsabilidades adultas como la de hacerse cargo de su propio hijo. La tercera historia la protagoniza Sol (Ignacia Uribe, “Mala junta”, “Mi amigo Alexis”), una joven adicta a los tatuajes que ha forjado con Canela, su perra, un lazo más cercano que con su propia madre.

“Quilicura es el escenario en que crecí, y del cual quería hablar. Jóvenes talentosos, tremendamente creativos pero con pocas oportunidades. Obligados a laburar en trabajos que no les gustan ni los representan, se dedican a realizar sus expresiones artísticas durante las noches; escriben canciones, hacen ritmos y grafitis. Es también la forma en que realizamos la película, trabajando en ella después de nuestros trabajos. Filmando durante los días libres. La clase trabajadora tiene pocas chances de dedicarse al arte. Para las familias de esfuerzo es una pérdida de tiempo. Para todos nosotros, el sentido de todo esto”, comentó el director Pérez desde Guadalajara.

Los seis premios adjudicados en FICG incluyen: Premio Mondragón para sonido y música; Premio OA Sonido para edición de sonido; Premio Yagán Films para edición y limpieza de diálogos; Premio 1936 para secuencia de créditos y diseño; Premio Habanero para distribución y promoción, y Premio Cinemaven para consultoría estratégica de ventas y festivales.

Según destacó Tom Davia, director ejecutivo de Cinemaven, a Variety en “Piola” “hay una narración real, natural y honesta que ilustra claramente el paso de la transición de la adolescencia a la edad adulta por la que toda persona debe pasar. Conozco a estos personajes; fui uno de estos personajes una vez”.