Piñera y encubrimiento de Ezzati en delitos al interior de la Iglesia: “Nadie está al margen de la ley”

El Jefe de Estado dijo sentir “un dolor grande” por el hecho de que en vez de sacar a la luz casos tan terribles como la violación efectuada por un sacerdote al interior de la catedral metropolitana, las máximas autoridades eclesiásticas hayan optado por el silencio.

186

“La única forma de enfrentar este problema es con verdad y con justicia, no con ocultamiento ni con encubrimiento”, sentenció este jueves el Presidente Sebastián Piñera, al ser consultado por los graves hechos de abusos sexuales y violación que habría omitido el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

Esto porque el cardenal, quien ya enfrenta en calidad de imputado denuncias por encubrimiento de delitos cometidos por sacerdotes católicos, tras enterarse de la violación cometida contra feligrés por el presbítero Tito Rivera en la Catedral Metropolitana, le dio $30 mil a la víctima, Daniel Rojas, y le pidió rezar por su abusador.

“Ezzati está siendo investigado como imputado, por tanto, voy a esperar el resultado de la investigación, porque nadie está al margen de la ley por muy alto que sea el cargo, Presidente de la República, arzobispo de Santiago, todos tenemos que responder ante la ley y ante nuestra conciencia”, dijo el gobernante.

Añadió que lo que ha pasado en la Iglesia Católica “es muy doloroso. En primer lugar, por la cantidad de abusos que se cometieron contra niños, contra personas indefensas. Pero a eso se suma un segundo dolor, la actitud de algunos miembros de la jerarquía que, en lugar de enfrentar esto con la verdad, que es el mensaje del evangelio, creyeron que lo más conveniente era ocultarlo, esconderlo o encubrirlo”, recalcando esa debe ser una práctica erradicada de raíz.

“FALLA IMPERDONABLE”

El Mandatario formuló estas declaraciones al programa “Mucho Gusto” de Mega, donde fue abordado por este tema, en el que también opinó su esposa, la primera dama Cecilia Morel, quien fue más dura en sus términos para referirse al ardid que ha rodeado la comisión de estos delitos contra niños, adolescentes y adultos que han confiado su integridad a este credo.

“Lo que creemos, no sólo los católicos o los cristianos, lo que cree todo el país es que obviamente aquí ha habido abusos y situaciones graves y gravísimas, especialmente de personas que supuestamente son quienes nos guían a nivel moral, ético”, dijo.

Entonces, acotó, “una falla a ese nivel es triplemente más grave que si lo hace otra persona, pero cuando se trata de una autoridad máxima moral, espiritual, eso es imperdonable al menos en esta tierra”.

Arzobispado: En 2011 se recibieron las primeras denuncias contra Tito Rivera por abusos sexuales