8 consejos para hacer colaciones saludables para escolares y universitarios

Experta afirma que “no todos los niños ni todos los adolescentes necesitan colaciones. Esto va a depender del estado nutricional del niño, del gasto calórico que tenga, de las condiciones, exigencias y los horarios de desayuno”.

575

Muchos pueden pensar con nostalgia en lo que fueron las vacaciones, pero hoy asoma otro desafío en la vida cotidiana, el regreso a clases de niños y jóvenes.

En este contexto, las colaciones cobran una gran importancia para el desarrollo de las actividades académicas. Sin embargo, contrario a lo que muchos pueden pensar, “no todos los niños ni todos los adolescentes necesitan colaciones. Esto va a depender del estado nutricional del niño, del gasto calórico que tenga, de las condiciones, exigencias y los horarios de desayuno”, subraya Carmen Gloria Fernández, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

La nutricionista aclara que “una colación es necesaria para un niño o adolescente solo cuando pasa más de cuatro horas sin comer. Cualquier persona o niño no debería consumir comidas entre medio solo por hacerlo. Entonces, si entre el desayuno y el almuerzo pasan más de cuatro horas solo en ese caso sería necesario hacer una colación”.

La académica UNAB proporciona algunos tips para contar con colaciones saludables:

1.- En caso de que los niños o adolescentes necesiten colaciones, por supuesto que es muy importante que sean saludables, para facilitar todos los procesos de crecimiento. Recordemos que están en desarrollo, por lo tanto, hay necesidades biológicas que cubrir. A su vez, la actividad intelectual también requiere de ciertos nutrientes claves que mejoran el rendimiento escolar y académico.

2.- El ácido graso Omega 3, que está presente en las nueces, algunos frutos secos, también en el pescado, en los aceites, es un nutriente que se asocia con la buena función cognitiva, por eso sería bueno incluir una cuota de Omega 3.

3.- Otros nutrientes clave son las vitaminas, que ayudan a la función neuronal, vitamina E que está presente en algunas grasas, aceite, las semillas, el maní. Todo eso ayudaría en el fondo a las mejores funciones intelectuales, por lo tanto, es recomendable, dentro de las colaciones, incluir los frutos secos.

4.- Incluir los lácteos ya que los niños están en crecimiento y, sobre todo, los que hacen mucho deporte y tienen actividades extraprogramáticas, es bueno una dosis de proteínas y calcio que están presente en los lácteos de origen animal, es necesario el complejo B que está presentes en lácteos y carne. Pero también hay sucedáneos lácteos como la leche de arroz o almendra, que también son fortificadas con calcio, y también son una buena fuente de proteínas.

5.- Son necesarias las frutas y verduras por la buena cantidad de vitaminas. Las A, C y D están presentes en los vegetales como frutas y verduras que serían importantes para fortalecer todas las funciones del niño, ya sean las neurológicas como protegerlos de enfermedades, ya que un niño resfriado no tendrá el mismo rendimiento académico que un niño que está completamente saludable.

6.- Evitar los alimentos procesados y envasados. Si los elegimos, que sean los que no tengan sello o en una porción pequeña. Por ejemplo, las barras de cereal, eso siempre y cuando nos fijemos en los ingredientes que sean en base a alimentos saludables como avena, quinua, arroz inflado, y no en base a grasa o coberturas de chocolate que en realidad no aportan mucho en términos nutritivos a la colación del niño.

7.- Nunca olvidarse del agua, ya que todos deberían manejar una botella de agua reciclable. El consumo de agua siempre debe estar complementando la alimentación Pueden ser aguas de yerba, lo ideal es no agregar azúcar para los que no les gusta mucho el agua.

8.- Si hay algún niño o joven con algún requerimiento especial y que necesite mucha más energía, no se descarta el pan integral con agregados saludables como palta, verduras, pan con tomate, carnes magras y jamón de pavo.