Falleció padre del presidente argentino Mauricio Macri

El mandatario estaba en San Martín de Los Andes cuando recibió la noticia y de inmediato volvió a Buenos Aires para encabezar el funeral de carácter privado y sin exequias previas.

79

El empresario italiano y padre del presidente Mauricio Macri, Franco Macri, falleció el sábado en Buenos Aires, sorprendiendo al mandatario trasandino, quien estaba fuera de la capital junto a su familia.

La noticia no dejó indiferentes a los argentinos, puesto que el octogenario hombre de negocios llegó a Argentina desde Roma sin hablar español y con los bolsillos vacíos, pero se convirtió con los años, en uno de los empresarios más importantes del país sudamericano.

Macri, que nació en la capital italiana el 15 de abril de 1930 y llegó al vecino país cuando tenía 18 años.

Según medios argentinos, sus restos fueron trasladados a un cementerio privado en la localidad de Pilar, 54 kilómetros al norte de Buenos Aires y serían sepultados esta jornada sin velatorio previo.

El presidente Macri se encontraba en la localidad de San Martín de los Andes (sur) para el fin de semana largo de carnavales, pero regresó de inmediato a Buenos Aires.

“Gracias de corazón por los mensajes, llamados, tuits y comentarios que recibí desde anoche”, escribió en Twitter el jefe de Estado, que pidió un “un día de intimidad familiar”.

Reconocido empresario de la construcción, el padre del actual presidente argentino sufría problemas de salud desde hace meses.

UN EMPORIO EMPRESARIAL

El italiano, que falleció a los 88 años en su casa de Buenos Aires, erigió su imperio empresarial a partir de la construcción y las obras públicas, comenzando con la compañía Sideco Americana, que fundó en 1951.

En los años 70, Macri consolidó su expansión con el Grupo Macri-SOCMA, con el que llegaría a ser accionista mayoritario de Fiat Sevel Argentina, un consorcio que fabricó y comercializó vehículos Fiat y Peugeot en el mercado argentino hasta finales del siglo pasado.

El conglomerado, que en su esplendor acaparó todo tipo de negocios, desde los electrodomésticos hasta la telefonía móvil, creció con grandes contratos estatales en los distintos gobiernos argentinos, entre ellos la última dictadura (1976-1983).

Sin embargo, el patriarca del grupo Macri no estuvo exento de escándalos, como su reciente mención en la “causa de los cuadernos”.

El proceso, que investiga una presunta trama de corrupción en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), vinculó a Macri y a otro de sus hijos, Gianfranco, acusados de pagar sobornos en una firma de concesiones viales.

UNA DIFÍCIL RELACIÓN

Macri y su hijo mayor tuvieron una relación difícil, marcada por las tensiones y las exigencias del padre.

“Fue el mayor conflicto que tuve que enfrentar”, explicó el mandatario argentino en una entrevista al diario “La Nación”.

En el grupo empresarial familiar, el jefe de Estado tuvo que sobrellevar la competencia de su propio padre.

Macri rompió con el grupo familiar cuando llegó a la presidencia de Boca Juniors en 1995.

“Yo quería un lugar que me pusiera a prueba y dejar de ser ‘el hijo de’”, señaló.

La relación fue más tranquila con los años y Mauricio se convirtió en legislador y luego en alcalde de Buenos Aires.

Sin embargo, el padre nunca dejó de medirlo, como cuando declaró en 2014 que su hijo tenía “la mente de un presidente, pero no el corazón”.

Franco Macri selló la paz con su hijo cuando este llegó con éxito a la presidencia de Argentina, en noviembre de 2015.

“Supe entonces que debía dejar atrás cualquier fricción (…) y darle mi completo apoyo”, afirmó Franco Macri en una carta pública de febrero de 2016.