Cierre de la editorial Televisa: la tinta en el papel

Algunas de las razones que habrían motivado a la compañía a concluir su presencia en la región son el fuerte impacto de los medios digitales, la caída en la pauta y la disminución de la circulación y suscripción de sus lectores.

1256

. Mauricio García Castro, director del Museo de la Historieta de Chile.

Probablemente, muchos han escuchado y lamentado la quiebra de Televisa, gigante latinoamericano de las comunicaciones. En su división chilena trabajaban cerca de 700 personas en las diferentes revistas del grupo.

Algunas de las razones que habrían motivado a la compañía a concluir su presencia en la región son el fuerte impacto de los medios digitales, la caída en la pauta y la disminución de la circulación y suscripción de sus lectores.

Televisa tuvo una amplia presencia de mercado durante las últimas dos décadas en el país donde editó revistas como Caras, Cosmopolitan, Muy Interesante, Vanidades, Harper’s Bazaar, Club Nintendo, Tú y National Geographic.

Esta medida no se tomó solo en nuestro país sino en el resto de las filiales regionales de la editorial presentes en Argentina y Colombia.

Sin embargo, yo pienso particularmente en la revista Condorito, franquicia que –espero- seguirá a través de otros medios, pero que acogía a muchos dibujantes, guionistas, colaboradores de todo tipo, algunos largamente vinculados a la historieta nacional.

Un caso especial es de Juan Cano Alcayaga, dibujante, diagramador y letrista que trabajo en revistas como Can Can, Mampato, Pocas Pecas y Condorito. Nacido el primer día del año de 1943 y parte de su obra está expuesta ahora en la exposición “Universo Mampato” de la Biblioteca Nacional.

Espero que en las liquidaciones finales de Televisa se haga justicia con él y con muchos otros colaboradores.

. Mauricio García Castro, director del Museo de la Historieta de Chile.