España: 15 años de cárcel para otra “manada” por agresión sexual

En este nuevo caso ocurrido el 13 de marzo de 2015, aplica además otras sanciones que se suman a la severa condena para los tres imputados, quienes obligaron a la joven de 18 años a practicarles felaciones, acciones a las que accedió intimidada.

203

Tres jóvenes fueron condenados a 15 y 14 años de prisión por el delito de agresión sexual en grupo cometido contra una chica mucho menor que ellos, en un caso conocido como el de “la manada de Collado-Villalba”, anunció este miércoles un tribunal de Madrid.

El caso recuerda al de “La Manada”, sobre cinco sujetos sevillanos condenados en primera instancia a nueve años de prisión, por una violación a una joven de 18 años durante los Sanfermines de 2016, en Pamplona.

Todos ellos están en libertad provisional a la espera de que el Tribunal Supremo analice sus recursos y los de la víctima, ya que los jueces de la corte competente descartaron la calificación de violación, al estimar que no hubo intimidación.

Ese fallo desató entonces indignación y manifestaciones de protesta en todo país, por no considerar que tuvo que permitirlo coaccionada por la amenaza que significaba.

En este nuevo caso, ocurrido el 13 de marzo de 2015, Ricardo A.M., entonces de 29 años, atrajo a la víctima, a un apartamento de la localidad de Collado-Villalba, a 40 km al noroeste de Madrid.

El hombre con quien según el tribunal, la joven había tenido previamente “algún tipo de relación de carácter sexual”, la obligó primero a practicarle una felación.

A continuación hicieron lo mismo sus dos amigos, Miguel Ángel C.O, por entonces de 29 años, y Martín A.F., de 30, siendo los tres “conscientes de que ésta (la víctima) se negaba”.

La sentencia destaca que la chica sufrió “intimidación ambiental”, al verse “acorralada” en una habitación por los tres agresores y añade que actuó “ante el temor de que pudiera pasarle algo” si no satisfacía las exigencias de los procesados.

También se les impone la medida de libertad vigilada durante siete años, una vez hayan cumplido su pena privativa de libertad, la prohibición de acercarse a su víctima durante 25 años y el pago de 30.000 euros cada uno.

Los tres acudieron al juicio en libertad y pueden ahora recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.