A los 85 años murió el diseñador alemán Karl Lagerfeld

Un deterioro en su salud, provocó este martes el deceso del reconocido como "Kaiser de la moda" y considerado estrella planetaria del diseño de alta costura.

178

Un deterioro en su salud, provocó este martes el deceso del diseñador alemán Karl Lagerfeld, considerado estrella planetaria de la moda.

El por 36 años director artístico de Chanel, murió a los 85 años y trabajó casi hasta el final, ya que estuvo en el desfile de alta costura de la famosa cada de moda francesa en enero pasado, pero no salió saludar al término del evento porque no se sentía bien, algo inédito desde sus inicios en la casa en 1983.

Con su cabello blanco siempre recogido en una cola, sus sempiternas gafas de sol, sus cuellos almidonados, sus guantes y su verborrea, el creador alemán, apodado a veces el “Kaiser”, tenía una apariencia perfectamente reconocible.

Dirigía tres marcas (Chanel, Fendi y su marca epónima), pero su nombre siempre será indisociable de Chanel, cuyos códigos transformó sin cesar, reinventando los clásicos trajes de tweed y los bolsos acolchonados.

Acorde con los nuevos tiempos, organizó desfiles con unas puestas en escena sorprendentes y espectaculares, reconstituyendo tanto un supermercado, como una galería de arte o una calle, que tuvieron un gran éxito en las redes sociales.

AURA DE MISTERIO

Nacido en Hamburgo, Lagerfeld siempre mantuvo un aura de misterio en torno a su fecha de nacimiento. Varios diarios alemanes, basándose en documentos oficiales, afirman que vio la luz el 10 de septiembre de 1933.

No obstante él dijo haber nacido en 1935, en una entrevista a la revista francesa Paris-Match en 2013, en la que decía que su “madre había cambiado la fecha”.

Tuvo una infancia feliz pero aburrida en una zona recóndita del campo alemán durante el nazismo, entre un padre industrial y viajero, y una madre con una fuerte personalidad, gran lectora pero poco afectuosa que le inculcó la pasión por la moda.

El pequeño Karl dibujaba vestidos mientras soñaba con Paris, donde llegó en la adolescencia.

En 1954, ganó un concurso organizado por el Secretariado Internacional de la Lana, empatado con Yves Saint Laurent, con quien simpatizó antes de enemistarse irremediablemente.

El diseñador Pierre Balmain lo contrató. Lagerfeld permaneció tres años en su casa de moda antes de convertirse en el director artístico de Jean Patou.

Adicto al trabajo (“Nunca he pensado en la jubilación”, dijo en alguna ocasión), encadenaba las colecciones compaginando su trabajo con la fotografía. Era él quien filmaba las campañas de Chanel.

El presidente del grupo LVMH Bernard Arnault, dijo que estaba “infinitamente entristecido” y rindió homenaje a su “muy querido amigo” Karl Lagerfeld.