Tarud y formación de Prosur: “Sería un tremendo error politizar este organismo”

“Se debe crear un organismo que defienda los intereses de Latinoamérica, llámese como se llame, pero primero debe estar conformado por países verdaderamente democráticos y que defienda la democracia y los derechos humanos, sean donde sean que estos se violen”, afirmó el exdiputado.

255

El ex presidente de la comisión de Relaciones Exteriores, Jorge Tarud, aseguró que Unasur murió por tener un carácter ideológico y esto no se debe repetir con la nueva organización que se está formando para reemplazarla, llamada Prosur.

Con alegría, pero con ciertos reparos, el ex embajador recibió la noticia sobre el trabajo que están haciendo distintos países de América Latina para formar un nuevo organismo internacional que defienda los intereses del continente, enfatizando en la necesidad que este no tenga un carácter político para que no corra la misma suerte de Unasur.

“Unasur murió de muerte natural por el hecho de que tuvo un carácter ideológico”, enfatizó el ex parlamentario PPD, recalcando que “se debe crear un organismo que defienda los intereses de Latinoamérica, llámese Prosur, llámese como se llame, pero evidentemente que, primero debe estar conformado por los países verdaderamente democráticos y, también un hecho fundamental, es que defienda la democracia y los derechos humanos, sean donde sean que estos se violen o que la democracia sea trasgredida”.

En el mismo punto, Tarud aludió a la necesidad que esta nueva entidad no sea cooptada por colores políticos, “hoy día hay muchos presidentes de derecha que lo están conformando y sería un tremendo error el politizar un organismo de esta naturaleza, porque correría la misma suerte de Unasur”. 

El otrora presidente de la comisión de Relaciones Exteriores agregó que los pilares de esta entidad en formación deben ser la protección a la democracia, los derechos humanos y propender al libre comercio en América Latina, “sobre todo cuando tenemos a un presidente en los Estados Unidos que es proteccionista y, en consecuencia, debemos defender nuestros propios intereses como latinoamericanos”.