Presidenta del Senado de Bolivia renunció a su nacionalidad chilena

La doble nacionalidad de Adriana Salvatierra, senadora por el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), había generado muchos cuestionamientos y críticas en las redes sociales.

547

La presidenta del Senado de Bolivia y prominente dirigente oficialista, Adriana Salvatierra, presentó este viernes ante el consulado de Chile en La Paz la renuncia a su nacionalidad chilena y aseguró que siempre ejerció su ciudadanía boliviana, tras una polémica desatada en redes sociales.

“El día de hoy, de forma expresa ante el Consulado General de Chile, he presentado mi renuncia voluntaria a la nacionalidad que adquirí” a través de su madre chilena, señaló Salvatierra en una declaración de prensa.

Durante los últimos días surgieron versiones de que ella, senadora por el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), tenía doble nacionalidad, lo que generó cuestionamientos y críticas en las redes sociales.

Según la Constitución, Salvatierra es la tercera en la sucesión presidencial, en caso de ausencia del mandatario y su vice.

La senadora, de 29 años de edad, señaló que es hija del boliviano Hugo Salvatierra Gutiérrez y la chilena Luisa Herminia Arriaza Zúñiga y que su progenitora la inscribió, a la edad de 13 o 14 años, en el registro de Chile, bajo el principio jurídico de ‘ius sanguinis’ (derecho de sangre).

“En los hechos nunca he ejercido activamente otra nacionalidad que sea la boliviana”, dijo Salvatierra, quien fue elegida como senadora en las listas del MAS, el partido que lidera el presidente Evo Morales.

El padre de la senadora fue ministro de Evo Morales y fue cofundador de una agrupación de izquierdas en la década de los 70.

Cuando comenzó la polémica Salvatierra mostró un certificado de nacimiento que menciona el lugar de nacimiento la ciudad de Santa Cruz, con fecha 3 de junio de 1989, pero no hizo alusión a su doble nacionalidad.

“Ojalá que esta situación se cierre hoy, pido disculpas al pueblo boliviano si en algún momento generó algún tipo de incomodidad”, concluyó.