La Haya: Chile entrega réplica y canciller subraya giro en argumento de Bolivia sobre el Silala

647

En este documento queda muy claramente demostrado lo contundente que es la posición de Chile, que es indesmentible y se basa en el derecho internacional y en lo que es la evidencia científica”, señaló este viernes el titular de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, sobre la réplica presentada por Chile ante La Haya respecto de la propiedad del río Silala.

La demanda presentada en 2016 por el gobierno chileno, en respuesta a la amenaza de Bolivia de recurrir nuevamente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en Holanda, para zanjar la pertenencia del afluente, culminó su primera parte con la presentación de agente de Chile, Ximena Fuentes.

El canciller sostuvo que “para Chile, y esto es lo que planteamos ante la Corte Internacional de Justicia, el río Silala es internacional, que fluye naturalmente desde el territorio boliviano hacia territorio chileno”.

Aseguró que esta premisa es refrendada por la propia administración del presidente Evo Morales, que ha reconocido que ambos países comparten de forma natural el torrente, pese a que en un principio aseguró que se trataba de un manantial que Chile había desviado internacionalmente hacia su territorio.

“Bolivia ha dado un nuevo giro en su posición, un giro que fortalece aún más la posición de nuestro país. Ahora, Bolivia ha planteado en términos públicos que reconoce que nuestro río Silala, que compartimos, fluye naturalmente hacia Chile”, dijo Ampuero.

El ministro de Relaciones Exteriores añadió que este escenario “tiene consecuencias muy importantes: Que Bolivia reconozca que al menos una parte del río Silala, la mayor parte, fluye naturalmente hacia Chile es fundamentalmente la posición de nuestro país”, enfatizó.

Concluida esta etapa ante La Haya, el vecino estado tiene tres meses para presentar la dúplica o respuesta a la argumentación chilena y de ahí la CIJ establecerá la fecha de los alegatos consiguientes, como es la dinámica en este tipo de litigios.