Vertimiento de sustancias no autorizadas al alcantarillado provocó la emergencia en Graneros

La empresa sanitaria Essbio manifestó que la fuente de dicho derrame no está identificada y agregó que “iniciará acciones legales contra quienes resulten responsables” del hecho.

193

La emergencia química que afectó en la madrugada de este jueves a una empresa ubicada en la Ruta H-10, que une Rancagua con Graneros, y que provocó la evacuación de cerca de 400 personas, se debió vertimiento de sustancias no autorizadas al alcantarillado.

La información fue confirmada por la empresa sanitaria Essbio, que a través de un comunicado, señaló que “en relación a la emanación de gases desde un colector de aguas servidas, ocurrida esta madrugada en Graneros, Essbio quiere informar que equipos en terreno acudieron de inmediato al lugar constatando que esta situación fue generada por el vertimiento de sustancias no autorizadas al alcantarillado, provenientes de fuentes hasta ahora no identificadas”.

Agregó que “como medida de mitigación la empresa activó sus protocolos de lavado y limpieza tanto del colector como de las redes de aguas servidas. A su vez, reforzará las inspecciones y monitoreos a fin de esclarecer la procedencia de estos vertimientos”.

Juan Agustín Carrasco, subgerente zonal de Essbio, junto con reiterar la disposición de la sanitaria para apoyar la investigación de los organismos fiscalizadores, fue enfático en afirmar que “la empresa iniciará acciones legales contra quienes resulten responsables de arrojar sustancias ilícitas al alcantarillado, así como hacerse parte de las instancias legales que inicien las autoridades pertinentes”.

Añadió que la empresa ha estado en permanente coordinación con las autoridades locales y organismos involucrados.

Essbio explicó que periódicamente realiza mantención y limpieza de su infraestructura sanitaria, así como también monitoreos de olores y muestreos en las distintas etapas del proceso de recolección y tratamiento de aguas servidas.

Evacúan una empresa en Graneros por una emergencia química