Cristina Fernández será juzgada por corrupción en pleno año electoral

Los cargos que enfrentará la ex mandataria argentina son asociación ilícita y direccionamiento fraudulento de obras públicas para favorecer al empresario Lázaro Báez.

114

Un tribunal argentino confirmó este lunes que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner se sentará en el banquillo de acusados de corrupción a partir del 26 de febrero, en un año en que las encuestas la señalan como la mayor rival del actual mandatario, Mauricio Macri, en la próxima elección presidencial.

Está acusada de favorecer al empresario Lázaro Báez con el otorgamiento de licitaciones de 52 obras públicas por 46.000 millones de pesos (unos 1.150 millones de dólares) en Santa Cruz (Patagonia, sur), provincia que fue el trampolín de la exgobernante a la política nacional.

Los delitos que examinará el juicio oral son los de “asociación ilícita y direccionamiento fraudulento de obra pública”. La parte querellante es el gobierno.

Los jueces rechazaron un pedido de la defensa de postergar la primera audiencia del juicio a raíz de que falta aún un peritaje de la Corte Suprema sobre las cuestionadas obras de infraestructura que representan el eje de la acusación, informaron fuentes judiciales.

La senadora de la oposición peronista de centroizquierda, ha declarado que la causa es una persecución política orquestada por el Ejecutivo con jueces adeptos al macrismo.

Báez y otros exfuncionarios involucrados cumplen prisión preventiva, mientras que la llamada señora K está en libertad por sus fueros, que el Senado se negó a quitarle con el argumento de que sólo lo haría si fuese declarada culpable.

Macri busca su reelección al frente de una alianza de políticos centroderechistas y derechistas. Sondeos de intención de voto le atribuyen una disputa palmo a palmo con Kirchner por el primer lugar.

La legisladora, sin embargo, no ha lanzado su candidatura y se desconoce si lo hará por la alianza opositora que propicia.

Los delitos fueron presuntamente cometidos durante sus dos mandatos entre 2007 y 2015 pero la causa también abarca el período de su fallecido marido, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007).

Fernández está implicada en otras cuatro causas. El 25 de febrero, un día antes del inicio del juicio, está citada por tercera vez a prestar declaración indagatoria ante el mismo juez acusador del caso Báez, Claudio Bonadio, en una causa conocida como “los cuadernos de la corrupción”, sobre una trama de sobornos que salpica a empresas constructoras y los gobiernos de Cristina y Néstor Kirchner.

Las fuentes aseguran que el juicio por el caso Báez durará meses e incluso puede llegar hasta un año.