Autor de “Magnicidio”: Asesinato de Frei fue operación especial de inteligencia

Periodista Benedicto Castillo relata que en el transcurso de esta investigación conoció “los testimonios de los actores principales y pruebas definitivas y documentales en contra de los implicados en estos hechos horrendos”.

460

“Magnicidio” es el título del único libro-reportaje que revela el asesinato del expresidente Eduardo Frei Montalva, cuyo autor es el periodista Benedicto Castillo Irribarra. 

En 2011 la editora Maura Brescia (Mare Nostrum) publicó esta investigación periodística, sobre la verdad del homicidio, el que a entender del autor fue una “operación especial de inteligencia de eliminación física”, consumada el 22 enero de 1982, constituyéndose en el primer homicidio de un Presidente de la República en Chile.

“Mi trabajo consistió en establecer el complot criminal contra el trigésimo segundo Mandatario de la historia republicana del país. Mis conclusiones fueron dos: 1) Los autores y ejecutores fuerpn agentes de la Dirección de Inteligencia del Ejército (Dine); 2) Las bases del plan de eliminación del exmandatario se urdieron bajo la condición de enemigo, ‘de amenaza para la Defensa y seguridad nacional’, desde el punto de vista de la lógica de la seguridad nacional imperante bajo la dictadura cívico militar”, detalla Castillo.

“A través de muchas horas de estudio de documentos históricos, diplomáticos y políticos, conocí la impresionante ‘ruta al pódium de los dioses’ de Eduardo Nicanor Frei Montalva, su increíble vida, luminoso ideario, principales realizaciones de su gobierno y su estatura de megalíder opositor a la dictadura”, describe.

El periodista relata que “al mismo tiempo, accedí a entrevistas con agentes y policías, a oficios secretos, peritajes, expedientes reservados, fotografías inéditas y testimonios policiales y judiciales que obtuve de fuentes fidedignas, abiertas y cerradas, pero comprometidas con el trabajo de investigación”.

“Junto con lo anterior conocí los testimonios de los actores principales y pruebas definitivas y documentales en contra de los implicados en estos hechos horrendos: Cuatro médicos y dos agentes de inteligencia vinculados a la Central Nacional de Informaciones (CNI) y a la Dirección de Inteligencia del Ejército (Dine)”, agrega.

“Este siniestro plan”, asevera Castillo, “comprendió un espionaje de 24 horas por varios años al líder opositor, en su casa, su oficina, sus reuniones familiares y sociales. Y, por cierto, durante los 53 días que padeció en la Clínica Santa María. Los mismos espías acosaban a su familia, a los altos dirigentes de su partido Democracia Cristiana, al igual que a otros dirigentes sociales contrarios al régimen militar”.

Además, Castillo plantea en su libro que el posterior hallazgo de gases venenosos talio y mostaza en los tejidos del cadáver, por parte de científicos asignados a la investigación judicial -a cargo del ministro en visita Alejandro Madrid-, permitió detectar el arma letal.

“Incluso, laboratorios europeos y norteamericanos apoyaron los resultados, tras realizar contramuestras. Aquí debo destacar el trabajo denodado de las peritos Carmen Cerda y Carmen Börguel”, agrega.

Benedicto Castillo recuerda que “Frei Montalva murió a las 17:15 horas y 20 minutos después los patólogos Helmar Rosenberg y Sergio González Bombardiere arribaron a la pieza 205 de la clínica Santa María para arrancarle al cadáver sus principales órganos mediante la autopsia: Había que ocultar las pruebas químicas. Pero lo que no hicieron fue abrirle el cráneo y sustraerle la masa encefálica”, indica.

LLAMADA AL DIARIO LA NACIÓN

También recordó que en 2000 una fuente anónima llamó al diario La Nación, para informar que en el Departamento de Anatomía Patológica de la Universidad Católica estaba oculta la autopsia de Frei Montalva.

En el primer trimestre de 2003, el juez Alejandro Madrid ordenó allanar el recinto, porque un patólogo amigo de la familia Frei confirmó la existencia de dicha pieza legal relevante. Así fue posible recuperar el texto de la autopsia y restos orgánicos del fallecido en cajitas plásticas.

“A fines del año 2004, el juez dispuso la exhumación del cadáver. Esta pesquisa fue clave. Se hallaron tantos pocos restos en buen estado, pero intacta la masa encefálica. El trabajo de Cerda y Börgel fue sobresaliente: Tanto en las restos de las cajitas plásticas como en la masa encefálica descubrirán las sustancias mortales, con el fundamental apoyo científico y tecnológico de laboratorios extranjeros”, añadió.

“El periodo cubierto por mi libro-reportaje comprende desde 1961 hasta fines de 2010. Y para una mejor comprensión de los actos humanos, describo con exactitud el contexto socio-político nacional e internacional, consignando los principales hechos políticos, policiales, judiciales y culturales, acaecidos en Chile y el mundo a lo largo de los 44 años cubiertos por este extenso reportaje”, detalla el autor.

Chadwick expresa “condena total” por homicidio de Frei Montalva

Habló principal condenado: “Frei se murió por enfermedad que no se pudo arreglar”