Gobierno busca “cero filas” y “cero papel” con transformación digital del Estado

El objetivo de esta estrategia es facilitar la vida de las personas, generar importantes ahorros de tiempo y dinero, además de acelerar el trabajo de las instituciones públicas en la digitalización de sus procesos internos y en la entrega de sus servicios.

165

El Presidente Piñera presentó este viernes el Instructivo de Transformación Digital, que busca simplificar y digitalizar los trámites para los ciudadanos, con un ahorro para el Estado de US$1.440 millones al año. 

El objetivo de esta estrategia es facilitar la vida de las personas, generar importantes ahorros de tiempo y dinero, además de acelerar el trabajo de las instituciones públicas en la digitalización de sus procesos internos y en la entrega de sus servicios.

El instructivo establece plazos para que las instituciones del Estado implementen este mecanismo digital mediante tres políticas específicas: cero filas, cero papel y clave única para todos los trámites vía web.

“Estamos absolutamente comprometidos con dar una lucha frontal para que el Estado de Chile sea un Estado moderno, eficiente, transparente, al servicio de las personas y tenemos instrumentos tecnológicos formidables”, expresó el Mandatario.

En 2018, se detalló, los chilenos realizaron 32.163.009 trámites de forma presencial, destinando en promedio 2,2 horas a cada trámite, lo que se traduce en un costo para el país de $215.679 millones de pesos, considerando el tiempo remunerado que los ciudadanos perdieron en traslados, esperas y atención para realizar un trámite, más los costos de traslado (micro, metro o bus).

Otro dato importantes, es que pese a que el 87,4% de los hogares chilenos tiene acceso a Internet, solo un 30% de las personas hace trámites digitales con el Estado. 

Por otro lado, se reveló que el Estado gasta anualmente US$ 108.358.811 en papel para fotocopiado, impresión, archivadores, bodegaje de documentos y envío de cartas certificadas. Si a ello se suma que los funcionarios públicos, dependiendo de sus labores, pierden entre el 12 y el 50% de su jornada laboral en gestión de documentos (buscar papeles, clasificarlos, moverlos y gestionarlos), el costo de esta gestión asciende a otros US $1.000 millones al año.