FAA de Venezuela reafirman lealtad a Maduro y rechazan autoproclamación de Guaidó como presidente interino

Ministro para la Defensa, general Vladimir Padrino López, flanqueado por la cúpula militar, dijo que autoproclamación del líder opositor "es un golpe de Estado en marcha". “No apostamos a la guerra, esto que acaba de ocurrir es un hecho vergonzoso. Hemos jurado morir con nuestra patria, nuestra Venezuela, nuestro pueblo y lo vamos hacer”, remarcó.

610

Los altos mandos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela reafirmaron este jueves su lealtad al presidente Nicolás Maduro, y rechazaron la autoproclamación del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como mandatario interino.

El ministro para la Defensa de Venezuela, general Vladimir Padrino López, aseguró que la autoproclamación del líder parlamentario opositor es un “golpe de Estado” en marcha.

“Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de Estado contra la institucionalidad, contra la democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo”, aseguró el ministro, flanqueado por toda la cúpula militar.

“No apostamos a la guerra, esto que acaba de ocurrir es un hecho vergonzoso. Hemos jurado morir con nuestra patria, nuestra Venezuela, nuestro pueblo y lo vamos hacer”, remarcó.

Al leer un comunicado ante la prensa, Padrino López señaló que “sectores de ultraderecha auspiciados descaradamente por agentes imperiales” fraguan desde hace tiempo “un vulgar golpe de Estado contra el gobierno legítimamente constituido de Venezuela”.

Según destacó, ese “plan criminal llegó ayer a límites de altísima peligrosidad” al haber Guaidó “pretendido instalar un gobierno paralelo de facto” para, dijo, “generar caos y anarquía”.

Poco antes, ocho generales que comandan regiones estratégicas del país ratificaron su “lealtad y subordinación absoluta” a Maduro, en mensajes difundidos por la televisión estatal.

La Fuerza Armada, que se define como chavista y antimperalista, es considerada como el principal sostén de Maduro, que enfrenta el rechazo de una buena parte de la población por la debacle económica que sufre el país petrolero.