Júbilo y esperanza entre opositores tras autoproclamación de Guaidó

Tanto éstos como los seguidores de Nicolás Maduro no están dispuestos a abandonar las calles para proteger a sus líderes hasta que alguno de los dos ceda en medio de las proclamas por un nuevo gobierno democrático y la continuidad.

108

Un estallido de júbilo y esperanza se desató entre los decenas de miles de asistentes a la manifestación opositora de este miércoles en Caracas, luego de que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino de Venezuela.

“Lo que ha ocurrido hoy nos brinda esperanza, este pueblo lo que tiene hoy en día es esperanza, es una necesidad clara de que salgamos adelante”, dijo a la AFP José Gregorio Flores, profesor universitario de 43 años, tras asistir a la marcha convocada por Juan Guiadó para presionar por un “gobierno de transición”.

Flores considera que ahora lo que corresponde es apoyar al parlamentario “en todo” para que cese la “usurpación” de la presidencia por parte de Nicolás Maduro.

Momentos antes el diputado de 35 años había jurado desde una tarima, ante miles de opositores, “asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional”.

“En todo lo que él diga tenemos que apoyarlo, él ha dicho que no quiere convertirse en el presidente perenne de Venezuela, él tiene que llamar a elecciones y (…) este pueblo está en la calle y lo está apoyando”, continuó el manifestante, en referencia a Guaidó.

Mientras a su alrededor otros ciudadanos sonaban bocinas y pasaban autos y motos ondeando banderas de Venezuela, el profesor recordó a los 2,3 millones de venezolanos que, según la ONU, han migrado desde 2015 en medio de una crisis económica y social, con escasez de comida y medicina, e hiperinflación.

“La mayoría de los amigos de uno en la lista de contactos del teléfono ahora dicen ‘Argentina, Brasil, Ecuador, Estados Unidos’, necesitamos que regresen, que nos ayuden a reconstruir este país”, dijo, aferrado al deseo de que se cristalice un eventual gobierno interino de Guaidó, que ya fue reconocido por países como Estados Unidos, Brasil, Colombia, Argentina, Chile y Canadá, entre otros.

Gran parte de la comunidad internacional ya había desconocido el segundo periodo presidencial de Maduro, que arrancó el pasado 10 de enero.

“LO VAMOS A DEFENDER”

Ante los manifestantes en el este de Caracas, Guaidó aseguró que “sabemos que esto va a tener consecuencias, sabemos lo que es necesario para mantenernos en las calles de Venezuela hasta lograr la democracia. No vamos a permitir que se desinfle este gran movimiento de esperanza y fuerza nacional”.

Eufórica tras escuchar las palabras del joven líder opositor, Estelvi González aseguró que “a Juan Guaidó lo vamos a defender como tiene que ser, porque aquí no nos vamos a asustar más”.

“Ya nuestro presidente es Juan Guaidó, aquí estamos para luchar contra todo”, siguió esta abogada, mientras retumbaban a sus espaldas gritos de “¡Viva Venezuela!” y “¡Fuera Maduro!”.

Yosmar Cabrea, comerciante de 30 años, ya se retiraba de la manifestación con su familia cuando llegó a sus oídos la noticia de la autoproclamación del jefe de la Asamblea Nacional.

“Esto es el comienzo de una nueva esperanza, un nuevo tiempo, una nueva etapa, voy a vivir algo nuevo”, dijo emocionada a la AFP esta joven, recordando que tenía 10 años cuando comenzó en 1999 el gobierno del fallecido Hugo Chávez.

VIGILIA EN TORNO A MADURO

Decenas de miles de seguidores de Maduro también marcharon esta jornada en Caracas y otras ciudades del país para defender el segundo gobierno del mandatario socialista y rechazar lo que consideran un golpe de Estado en marcha.

En respuesta a la autoproclamación de Guaidó, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, llamó a los participantes en la manifestación oficialista a instalar una vigilia permanente frente al palacio presidencial de Miraflores para apoyar a Maduro.

“Vámonos todos en orden al palacio de Miraflores a darle nuestro apoyo al hermano Nicolás Maduro y el que quiera ser presidente que venga a buscarlo en Miraflores que allí estará su pueblo defendiéndolo”, retó Cabello.

Atendiendo su invitación, miles de manifestantes vestidos de rojo caminaron varias cuadras desde la plaza O’ Leary hasta el palacio de gobierno.