Jornada clave: Theresa May presenta su Plan B para el Brexit

Este lunes la premier británica se juega su propuesta alternativa a la rechazada por la Cámara de los Comunes, pero el escenario de respaldo aún es incierto, ya que algunos creen que es la misma con pequeños retoques.

44

Tras fracasar en la búsqueda de un consenso sobre cómo sacar a Reino Unido del caos político del Brexit, la primera ministra Theresa May presenta este lunes su Plan B, que parece modificar en poco el acuerdo ya ampliamente rechazado por el parlamento la semana pasada.

“Los británicos votaron por abandonar la Unión Europea y es vital que los políticos electos cumplan con este veredicto”, afirmó una portavoz de Downing Street en la víspera, insistiendo en un mensaje repetido hasta la saciedad por la premier ante el riesgo de que una falta total de acuerdo acabe simplemente por matar el proceso antes que se aplique.

Un 52% de británicos votó a favor de salir de la UE en el referéndum de 2016 y, tras un año y medio de difíciles negociaciones entre Londres y Bruselas, la decisión debe hacerse efectiva el próximo 29 de marzo.

Pero cuando faltan 67 días, un parlamento extremadamente dividido sigue sin haber aprobado los términos del divorcio, lo que hace pesar la amenaza de un Brexit sin acuerdo.

Determinados a evitar este escenario, que según el Banco de Inglaterra sumirá al país en una profunda recesión, al menos dos grupos de diputados preparan estrategias para dar al parlamento el poder de decidir los próximos pasos.

Cualquier intento de quitarle al gobierno el poder de cumplir con las condiciones legales de una salida ordenada en este momento de importancia histórica es extremadamente preocupante”, afirmó la portavoz.

“Esto debería servir de recordatorio a los diputados que quieren llevar a cabo el Brexit de que tienen que votar a favor de él, de lo contrario existe el peligro de que el parlamento pueda detener el Brexit”, agregó, en un mensaje aparentemente dirigido a los euroescépticos dentro del Partido Conservador de May que la semana pasada contribuyeron a infligirle una histórica derrota.

La Cámara de los Comunes rechazó el acuerdo negociado por la jefa del gobierno por una aplastante mayoría: 432 votaron en contra -incluidos 118 rebeldes conservadores- y solo 202 a favor.

Esos mismos rebeldes, además del pequeño partido unionista norirlandés DUP, de cuyo esencial apoyo depende la estrecha mayoría parlamentaria de May, decidieron sin embargo un día después mantener a la primera ministra británica en el cargo, al votar contra una moción de censura lanzada por la oposición laborista.

¿AJUSTES MARGINALES?

La jefa de gobierno tuvo inmediatamente después una serie de encuentros con el resto de partidos en busca de un consenso para acabar con el bloqueo parlamentario. Pero el diálogo nació muerto: el líder laborista Jeremy Corbyn se negó a dialogar hasta que la primera ministra descartase fehacientemente la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, a lo que May respondió que eso era “imposible”.

Ante la falta de consenso, menos de una semana después de su estrepitosa derrota, la premier vuelve al parlamento esta tarde con su propuesta alternativa, a la que los diputados podrán presentar sus propias enmiendas antes de otra acalorada votación el 29 de enero.

Según la prensa británica, el nuevo plan del ejecutivo difiere en poco del plan inicial. May propondría negociar con la UE algunos cambios al acuerdo inicial.

Una noticia que era recibida con escepticismo en Bruselas, donde se encuentran los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros para una reunión ordinaria.

“No creo que se pueda salvar con ajustes marginales en el plan actual. No creo que pueda convencer a los diputados presentándoles lo mismo con ligeros retoques”, consideró el canciller español Josep Borrell.

“Por lo tanto tiene que presentar algo sustantivamente diferente, pero naturalmente eso tiene que ser después aprobado en la UE”, subrayó el jefe de la diplomacia española.

Al mismo tiempo aclaró que “lo que sí es importante es que consiga un apoyo parlamentario. No podemos seguir negociando algo al albur, como ha ocurrido esta vez, de que cuando está todo negociado, el parlamento británico lo rechaza. Tenemos que tener la garantía de que tiene detrás apoyo político suficiente para lo que se negocie, no se rechace en el último momento”.

También el luxemburgués Jean Asselborn dijo esperar poco del Plan B de May: “Creo que esta tarde no veremos una solución a las grandes cuestiones”.