Estudio: 9% de los ciclistas de Santiago se moviliza entre los 30 y 40 km/h

La ONG No Chat señaló que ante estas cifras “no existen certezas de que las ciclovías del gran Santiago están diseñadas para estas velocidades, dejando espacio para que se produzcan siniestros entre conductores, ciclistas y peatones”.

653

Un estudio realizado por la ONG No Chat constató las velocidades a las que transitan algunos ciclistas por las ciclovías de Santiago, notando un peak de velocidad que supera los 40 kilómetros por hora (km/h) en la avenida Santa María, ubicada en la comuna de Providencia.

Según la investigación, el peak de velocidad en dicha ciclovía alcanza los 42,2 km/h durante la mañana y los 40,2 km/h durante la tarde, mientras que el promedio de velocidad es de 26 km/h, siendo el más alto de las cuatro rutas que fueron estudiadas.

El estudio consideró la medición de 1.500 ciclistas durante dos jornadas, con cuatro horas de observación diaria en un punto de la ciclovía de avenida Pocuro, uno en avenida Santa María y dos en avenida Portugal, todas zonas de alto flujo detectadas.

En el caso de las dos mediciones aplicadas en Portugal, zona de alto tráfico y tacos durante las horas peak, el máximo registrado fue de 27,7 kilómetros por hora en la tarde, con un promedio en ambos casos de 18. A su vez, las máximas velocidades registradas en avenida Pocuro llegaron a 31,7 km/h en la jornada de la mañana, con un promedio diario de 19 kilómetros por hora.

La investigación arrojó que un 43% se ubicó entre los 20 km/h y 30 km/h, un 37% circula entre 15 km/h y 20 km/h, un 10% lo hace bajo los 15 km/h y un 9% entre los 30 km/h y 40 km/h. Mientras que solo un 0,2 de los estudiados superó los 40 kilómetros por hora en velocidad. Además, la velocidad mínima utilizada en estas ciclovías fue de 8,42 km/h y la velocidad media fue de 21,3 km/h.

La directora ejecutiva de la ONG No Chat, Claudia Rodríguez, señaló que “estas cifras muestran que más del 50% de los casos circula a velocidades superiores a 20 km/h y no existen certezas de que las ciclovías del gran Santiago están diseñadas para estas velocidades, dejando espacio para que se produzcan siniestros entre conductores, ciclistas y peatones”.

Ante estas velocidades observadas, creemos que debe existir un mayor control en la obligatoriedad de usar elementos protectores como casco, chaleco reflectante y luces, con el fin de aumentar el porcentaje de sobrevivencia o disminuir lesiones graves en casos de accidente. Ni hablar de lo peligroso que son en este contexto los elementos que generen distracción, como celulares y audífonos”, agregó Rodríguez.

Según cifras del Banco Mundial, 510.564 viajes se realizan en bicicletas diariamente en Santiago, lo que representa el 3% de los traslados hechos en una jornada, mientras que el uso de la bicicleta aumenta en un 10% cada año.