Parlamento británico rechaza acuerdo de Brexit con aplastante mayoría

Las gestiones y llamados de Theresa May para dar curso al proceso de salida del Reino Unido desde la Unión Europea, no fructificaron en el extenso debate que se dio esta jornada en la sede del Poder Legislativo.

361

Fueron 432 votos en contra y solo 202 a favor la Cámara de los Comunes (diputados) los que sepultaron la propuesta con la que el gobierno británico iba a dar curso al Brexit el próximo 29 de marzo, transformándose en la mayor derrota parlamentaria para cualquier primer ministro británico, en este caso Theresa May.

Fueron los conservadores que apoyan salirse de la comunidad europea, quienes se unieron a los partidos de oposición y al partido unionista demócrata para derrotar al Ejecutivo en el denominado “voto significativo”, que ella misma demoró antes de Navidad con la vana esperanza de ganarse a los indecisos para iniciar el proceso de abandonar la Unión Europea.

La aplastante derrota sembró la incertidumbre en Gran Bretaña, sobre todo luego que la primera ministra advirtiera a los parlamentarios que no deben romper la promesa que se les hizo a la mayoría de los ciudadanos que optaron por seguir un camino económico independiente en el continente.

Acto seguido a la votación, el líder de la oposición británica y laborista Jeremy Corbyn, presentó una moción de censura contra el ejecutivo de Theresa May.

Acabo de presentar una moción de censura contra este gobierno (…) para que la cámara pueda dar su veredicto sobre su incompetencia”, anunció el legislador ante los diputados que acababan de votar contra el controvertido acuerdo negociado por May con Bruselas.

TRES DÍAS

Independientemente de esta derrota que deja en muy mal pie al gobierno y que marcaría el término de la gestión de la premier británica, ésta tiene tres días para presentar un plan alternativo.

Entre los escenarios posibles está la posibilidad de hacer que el parlamento vote de manera consultiva varias opciones antes de intentar aprobar una solución de consenso.

Una de ellas podría ser negociar un acuerdo con la UE similar al que tiene actualmente Noruega, con acceso al mercado único pero sin ser miembro de la unión aduanera, no obstante, los dirigentes de la UE refirmaron el lunes, sin embargo, que el acuerdo actual no puede ser modificado.

También existe la alternativa de un Brexit sin acuerdo, escenario muy temido por los medios económicos británicos y al que se opone una mayoría diputados.

El Banco de Inglaterra advirtió que si eso se concretara el país se sumiría en una grave crisis económica con alza en del desempleo y la inflación, desplome de la libra y el precio de la vivienda y casi 10% de reducción del PIB.

Este escenario podría causar escasez de medicamentos, provocar estancamientos monstruosos en los puertos e impedir volar a las aerolíneas británicas.

El incierto camino del Brexit que se define este martes en el Parlamento