Cómo evitar el temido “arriendo fantasma” estas vacaciones

Para evitar dolores de cabeza y ser víctima de estafas al arrendar alguna casa o departamento en la playa este verano debe tener en cuenta una serie de consideraciones, las que apuntan a conocer antecedentes del arrendador y de la propiedad.

583

Al llegar las vacaciones muchas familias deciden pasar algunos días fuera de su ciudad y arrendar alguna casa o departamento en la playa o en el campo para disfrutar de unos días de relajo y descanso. Es por eso que para evitar malos ratos y dolores de cabeza se deben tener en cuenta una serie consideraciones al momento de contratar este tipo de servicios para evitar el temido “arriendo fantasma” y así no ser víctima de estafadores e inescrupulosos.

La primera recomendación para no caer en el cuento del tío en estas vacaciones, es solicitar cierta documentación al dueño o arrendador de la propiedad, tal como expresa la abogada Lya Rojas, socia directora de Rojas Abogados, quien señala que “lo más importante es solicitar al arrendador una copia del certificado de dominio vigente de la propiedad y de su cédula de identidad. Con ese documento puede saber quién es el propietario y si corresponde a la persona con quien está tratando. De esta manera podemos saber si la operación es real y así evitamos a un estafador que se queda con los anticipos de una propiedad. Si la persona no entrega dichos documentos es mejor abortar la operación y no arriesgarse”.

A su vez, Cristián Lecaros, CEO de Portalinversionista.com, agrega que “lo ideal es conocer la propiedad antes de pagar y llegar a ocuparla, si no puede ir personalmente, pedir a una persona conocida que concurra a verificar que la dirección existe, que tiene disponibilidad de arriendos y ver la calidad de las instalaciones generales. Hablar con la persona encargada. Tampoco no está demás chequear por internet si la persona o empresa tiene algún reclamo o queja”.

Respecto al requisito de pagar por adelantado algún porcentaje o la totalidad del dinero que exigen algunos arrendadores o corredoras de propiedades, Lecaros destaca que “claramente no es recomendable cuando es una persona particular y desconocida, que arrienda su propiedad y la muestra por fotos. Lo ideal es ir personalmente conocer, ver y hablar con el dueño y/o encargada para ver la calidad y seriedad de la oferta. Es diferente cuando es una empresa formal y con antigüedad en el rubro hotelero, claramente ahí tenemos seriedad y un prestigio que cuidar, por lo que en este segundo caso si se podrían realizar abonos”.

En este mismo punto, Lya Rojas apunta que “muchos arrendadores exigen un anticipo para asegurar o reservar la propiedad y si uno no paga, seguramente van a preferir a quien sí esté dispuesto a pagar. Si lo hace, debe exigir boleta. Los inmuebles que se arriendan con muebles deben pagar IVA, por lo que una manera de asegurarse la seriedad de la oferta es que el arrendador le entregue la boleta correspondiente”.

Finalmente, y como concuerdan ambos especialistas, también es recomendable solicitar copias de las cuentas de luz, gas y agua al día, además de firmar un contrato de arriendo por el periodo, hacer un inventario de los muebles y exigir la boleta por el pago. Del mismo modo, se recomienda que se realice la operación a través de páginas confiables que están destinadas a ello, y que ofrecen formalmente ese servicio.