Rusia: Socorristas rescatan un bebé de edificio destruido por explosión de gas

El niño de 10 meses de edad, fue hallado después de que los voluntarios interrumpieran temporalmente las operaciones de rescate para consolidar el edificio.

103

Socorristas rescataron este martes a un bebé vivo atrapado entre los escombros del edificio destruido por una explosión de gas que dejó al menos nueve muertos en Magnitogorsk (centro sur de Rusia) y decenas de desaparecidos.

“¡Se ha producido un milagro en Año Nuevo! ¡Se ha salvado a un niño de diez meses!”, celebró el ministerio ruso de Situaciones de Emergencia en un comunicado.

Se trata del pequeño Ivan Fokin, precisó la cartera, añadiendo que “la madre del bebé está viva. Vino al hospital y reconoció a su hijo”, explicó.

El niño sobrevivió a las bajísimas temperaturas que enfriaron crudamente la noche con -27 ºC, según TASS.

“Los socorristas escucharon a alguien llorar. El bebé se salvó por su cuna y la frazada que lo arropaba”, explicó el gobernador de la región de Cheliabinsk, Boris Dubrovski.

Según el ministerio de Salud, el menor, que se encuentra actualmente en un “estado de extrema gravedad” y sufre “ulceras por frío, un traumatismo craneal y varias fracturas en las piernas”, será trasladado a Moscú para ser atendido en una de las mejores clínicas infantiles.

El bebé fue hallado después de que los socorristas interrumpieran temporalmente las operaciones de rescate esta jornada por la mañana para consolidar el edificio.

Una parte de este edificio de una decena de pisos se derrumbó tras una explosión de gas el lunes, en Magnitogorsk, a unos 1.700 km al este de Moscú, en los montes Urales.

Unas 1.100 personas vivían en esta residencia construida en 1973. La trajedia destruyó completamente 35 departamentos y dañó otros 10. Los habitantes se quedaron sin techo y fueron evacuados hacia una escuela vecina.

RETIRO DE ESCOMBROS

Las operaciones para estabilizar los muros terminaron hacia las 14:30 GMT y los socorristas se pusieron de nuevo a retirar los escombros, informaron las autoridades locales.

Hasta ahora se encontraron los cuerpos de nueve víctimas, todas adultas, según repartición regional del ministerio de Situaciones de Emergencia. Seis personas, entre ellas un niño de 13 años, fueron encontradas vivas y siguen desaparecidas 32 personas, indicó la misma fuente.

El gobernador de la región, Boris Dubrovski, decretó un día de duelo para el 2 de enero, con las banderas a media asta y los espectáculos anulados.

La catástrofe sume a Rusia en un ambiente sombrío, justo cuando se celebran las fiestas más importantes del año para festejar el Año Nuevo.

El presidente Vladimir Putin viajó el lunes al lugar del accidente, que dejó a centenares de personas sin techo y este martes, mantuvo una conversación telefónica con los responsables de los equipos de emergencia para darles las “gracias”, según el servicio de prensa del Kremlin, citado por la agencia de prensa rusa.

Magnitogorsk, de unos 400.000 habitantes, se encuentra en la región de los montes Urales en donde hay abundantes yacimientos mineros. La ciudad alberga una de las principales acerías del país.

Las autoridades abrieron una investigación criminal. Este tipo de explosiones de gas son relativamente comunes en Rusia donde muchas infraestructuras son de la época soviética y carecen de mantenimiento. Las medidas de seguridad son con frecuencia ignoradas.