Benjamín Vicuña sobre el fallecimiento de su hija: “Desde ese día mi vida se partió en dos”

El actor profundizó en el dolor que significó la muerte de la pequeña Blanca, de seis años. "Pasa el tiempo y cada uno tiene su forma de vivir el duelo y de asimilar algo que es imposible de entender", confesó.

1163

Dicen que la pérdida de un hijo es el mayor dolor que puede vivir una persona. Lamentablemente fue algo que le tocó vivir al destacado actor chileno Benjamín Vicuña y su expareja Carolina Ardohain (“Pampita”), quien en septiembre de 2012 debieron enfrentar el fallecimiento de su pequeña hija Blanca, de seis años.

“Desde ese día mi vida se partió en dos, y obvio que eso te hace ver las situaciones de una forma distinta. Pasa el tiempo y cada uno tiene su forma de vivir el duelo y de asimilar algo que es imposible de entender“, sostuvo Vicuña en conversación con revista Caras.

De igual modo, sostuvo que sus otros hijos y un trabajo de índole espiritual han sido las claves para sobrellevar la pérdida de la menor.

“La pulsión de la vida, sentirla ayuda mucho. También mirar a mis hijos; en ellos veo a Blanca. Y con un trabajo espiritual y terapéutico en el cual creo y no abandoné. El teatro también… Luego de que partió Blanca, lo primero que hice fue hacer teatro con Daniel Veronese con Los elegidos, que significó abandonarme por un rato, lo que fue fundamental. Estaba viviendo el peor dolor de mi vida y ponerte en lugar de otro, te desdobla; algo maravilloso que me regala mi oficio. Es un camino personal”, confesó.

“Como fue público lo de Blanca, cambió muchas vidas. Así lo percibí y así me lo hicieron ver miles de personas que me escribieron contándome sus experiencias. En un momento sentí que debía agradecer esa ola de cariño que viví hace seis años. Si bien guardo mis grandes secretos, mi intimidad y sufrimiento, de a poco he ido soltando y compartiendo mi dolor como ahora en esta entrevista. Es agradecimiento a tanto amor y cariño que recibí en el momento más difícil de mi vida”, agregó.

Otro tema del que habló fue la tragedia que golpeó a su colega en la actuación, Leonor Varela.

“La muerte de Matteo hace unas semanas, hijo de Leonor y Lucas Akoskin fue terrible. Me escribieron, tuve un diálogo privado con ellos y es durísimo. Te transformas en una especie de ministro del dolor. Volví a vivir esa desesperación de no poder respirar, de no entender nada”, señaló.

Por último, consultado sobre si el tiempo ayuda a salir adelante, el actor fue enfático. “La pena no te abandona nunca, ocupa un lugar y aprendes a convivir con ella. Hay que entender que esto es un maratón muy largo, debes aprender a dosificar la pena para que no te invadan las crisis de pánico que te paralizan. Y permitirse llorar, pasarlo mal”, finalizó.