Tras preacuerdo entre portuarios y gobierno: “Después del mediodía veremos qué pasa”

“Nosotros tomamos ese ofrecimiento, lo llevamos a la asamblea y la gente tiene que decidir en conciencia y responsabilidad si lo aprueba o desaprueba”, declaró el dirigente Pablo Kimpler.

169

Una tensa calma se vive en Valparaíso, después de varios días en que las jornadas comienzan y terminan con violentas manifestaciones de los trabajadores portuarios en paro. El dirigente Pablo Kimpler declaró en la mañana de este miércoles: “No hay problemas en este momento, después del mediodía hay que ver qué pasa”. 

De esta manera, el dirigente de los portuarios se refirió a la asamblea que se realizará al mediodía en el Sindicato de Estibadores, epicentro de las manifestaciones, para votar el preacuerdo alcanzado en la noche del martes con los ministerios del Trabajo y de Transportes en Santiago para deponer el paro que cumple 33 días. 

Kimpler sólo adelantó que la empresa TPS hizo ofrecimientos de préstamos y gifcard, sin entrar en mayores detalles, lo que se suma al aporte complementario del Gobierno a través de cursos de capacitación laboral, además de su compromiso de instalar mesas de trabajo para analizar el marco legal de los eventuales.

Consultado si quedaron satisfechos con el preacuerdo, Klimper señaló que “no se trata de si estamos conformes o no, se trata del ofrecimiento del Estado de Chile, nosotros tomamos ese ofrecimiento, lo llevamos a la asamblea y la gente tiene que decidir en conciencia y responsabilidad si lo aprueba o desaprueba”. 

Acerca de si se terminan las manifestaciones por el momento, dijo que “ahora el tráfico está con normalidad (en el barrio Puerto), no hay problemas en este momento, después del mediodía hay que ver qué pasa”. 

Finalmente, en cuanto a la intervención supuestamente tardía del Gobierno, manifestó que “para ser justos, desde el 28 de noviembre que estamos en conversaciones con la ministra de Transportes y el Ministerio del Trabajo, es decir, como a los 14 días que empezó el conflicto, en verdad el Estado ha hecho esfuerzos, pero no ha habido la misma actitud de parte de la concesionaria”.