River Plate ganó 3 a 1 a Boca Juniors y se quedó con la Copa Libertadores

Con goles del colombiano Juan Fernando Quintero y de Gonzalo 'Pity' Martínez en el alargue, River derrotó a su archirrival y se proclamó campeón en un encuentro disputado en el emblemático estadio Bernabéu de Madrid.

299

River Plate y Boca Juniors, los dos equipos más importantes de Argentina, disputaron este domingo, en el emblemático estadio Bernabéu de Madrid, España, el duelo decisivo del torneo más importante de América.

En los alargues, River ganó por 3 goles a 1 a su archirrival Boca, consiguiendo su cuarta Copa de Libertadores.

Antecedido por la violencia ocurrida en el estadio Monumental de Buenos Aires, debido a los graves incidentes ocurridos emientras el bus “Xeneize” se dirigía al estadio y que obligaron a retrasar la final de vuelta, el partido se jugó en medio de fuertes medidas de seguridad.

Con goles del colombiano Juan Fernando Quintero (109) y de Gonzalo ‘Pity’ Martínez en el alargue (120+1), River derrotó a Boca por 3-1 (5-3 en el global) y se proclamó campeón de la Libertadores.

Los ‘xeneizes’ se adelantaron con un tanto de Darío Benedetto justo antes de la pausa (44) y Lucas Pratto forzó una prórroga (68) que Boca acabaría jugando con nueve por la expulsión del colombiano Wilmar Barrios (92) y la lesión de Fernando Gago cuando su equipo ya había realizado todos los cambios.

Alineaciones:

  • River Plate: Franco Armani – Gonzalo Montiel (Camilo Mayada 74), Jonatan Maidana, Javier Horacio Pinola, Milton Casco – Ignacio Fernández (Bruno Zuculini 111), Enzo Pérez, Leonardo Ponzio (cap) (Juan Quintero 59), Exequiel Palacios (Julián Álvarez 97), Gonzalo Martinez – Lucas Pratto. DT: Marcelo Gallardo.
  • Boca Juniors: Esteban Andrada – Julio Buffarini (Carlos Tevez 111), Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza – Nahitán Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez (cap) (Fernando Gago 89) – Sebastián Villa (Leonardo Jara 96), Darío Benedetto (Ramon Abila 62), Cristian Pavon. DT: Guillermo Barros Schelotto.

ESCUADRAS CONTENIDAS

El encuentro fue con las escuadras muy contenidas y sin mostrar en ningún momento la intensidad del partido de ida jugado en La Bombonera. De todos modos, en la primera parte los “Xeneizes” fueron claros dominadores del juego y aprovecharon las malas salidas del cuadro “Millonario”, que le costó encontrarse en la cancha sobre todo con la presión rival.

La primera más clara del encuentro fue a los 29 minutos. Tiro libre y, tras rebotar en la defensa, le quedó el balón a Pablo Pérez, el que remató pero Milton Casco se cruzó justo para desviar con lo justo el balón e impedir el tanto de Boca.

Minutos antes que finalizara el primer tiempo, llegó el primer tanto del encuentro a favor de los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto: ataque mal finalizado por la “Banda Sangre” y contra mortal para los del “Mellizo” y que terminó con un tremendo amague de Darío Benedetto ante Jonatan Maidana y luego definió con categoría frente a Franco Armani (44’).

En el complemento, nuevamente poca acción y más nerviosismo de los equipos. Lo más relevante en los primeros instantes fue un supuesto penal de Esteban Andrada contra Lucas Pratto muy discutido por lo de Marcelo Gallardo -que estaba suspendido- pero que el juez del encuentro, Andrés Cunha, desestimó completamente.

Con el correr de los minutos, los del “Muñeco” subieron el nivel y lograron llegar a la igualdad mediante Pratto. Jugada asociada entre Ignacio Fernández y Exequiel Palacios, centro hacia atrás del “Nacho” para que el ex delantero de Universidad Católica remate cruzado y deje la paridad que llevó finalmente al alargue (68’).

En el tiempo suplementario, los “Xeneizes” rápidamente se vieron en desventaja con la discutida expulsión de Wilmar Barrios, quien recibió la segunda amarilla ante un supuesto planchazo contra Palacios que quedó poco clara incluso con la repetición (92’).

Con un hombre más, los “Millonarios” se fueron con todo en busca del desnivel, que llegó a los 108’ con un golazo: se juntaron varios en el área rival y todo finalizó con un pase hacia atrás de Camilo Mayada para Juan Antonio Quintero, que puso un tremendo zurdazo que dejó sin opciones a Andrada.

Ya en desventaja y con otra baja con la lesión de Fernando Gago, que no pudo continuar, Boca Juniors se volcó en ofensiva por el empate e incluso se vio a su arquero en tres cuartos de cancha, pero no pudieron igualar y el palo evitó el gol tras el remate de Leonardo Jara. En la jugada posterior, que se cobró como tiro de esquina, llegó la sentencia del marcador cuando Gonzalo Martínez se mandó un carrerón sin resistencia y marcó el tercero y definitivo.

El próximo año, la final del máximo torneo continental se jugará en el Estadio Nacional.