Cuatro orgullosos “fans” explican por qué hay que ir a ver este lunes “Superman” (1978) al cine

Solo este 10 de diciembre, la cadena Cinemark reestrenará en su cartelera el clásico, que se exhibió en el desaparecido Cine Santa Lucía, dirigido por Richard Donner y protagonizado por el inolvidable Christopher Reeve.

609

El diseñador Mauricio Martínez era un niño cuando su papá lo llevó al Cine Santa Lucía a ver la película “Superman” durante los ‘80. La primera aparición de Christopher Reeve, de capa roja y calzoncillos, rescatando en el aire a Lois Lane, mientras sostiene un helicóptero con una mano, dice que fue celebrada por la audiencia aplaudiendo de pie ante la gigantesca pantalla curva del Cinerama.

Ya como fans del Hombre de Acero y parte del grupo de apreciación chileno “Daily Planet”, junto a otros sub 30 y sub 40, Martínez es uno de los más contentos con el estreno del clásico dirigido por Richard Donner en pantalla grande solo por este lunes en la cadena Cinemark.

Probablemente por deformación profesional, el diseñador rescata el trabajo artesanal en que se hacían las películas de antaño y recomienda darse una vuelta por el cine. Es decir, antes de que las grandes factorías cinematográficas hicieran de los superhéroes una franquicia interminable e interconectada con toda la maquinaría del capital.

“Películas como el ‘Superman’ de 1978 eran historias muy bien pensadas desde el guión y la producción. Con las limitaciones propias de la época, pero con muchas virtudes dignas de apreciar en la gran pantalla. Las historias estaban hechas en función de una idea abarcable desde lo técnico pero muy claras desde su discurso y relato. El resultado final era muy preciso”, dice sobre esta historia que funde los principales temores de la Guerra Fría, la búsqueda de tranquilidad ante la amenaza nuclear y la búsqueda de un “salvador”, al menos en la fantasía del cine.

RELACIÓN ENTRE LOS ACTORES

A cargo de la web del “Daily Planet” chileno (https://www.facebook.com/dailyplanet.cl/), el egresado de derecho y funcionario público, Cristian Badilla, lleva (literalmente) bajo la camisa la gran “S” del último hijo de Krypton.

Asegura que adquirió 14 entradas para este lunes: “Me compré una fila completa para invitar a amigos a verla”, cuenta.

“Uno de los principales atributos de ‘Superman’ es que aunque recurre a grandes efectos especiales para la época, el guión no olvida la relación entre sus actores. Tú te compras totalmente que Lois Lane y Superman son una pareja enamorada y los actores juegan con eso. Por otro lado, Marlon Brando, que era el actor de la época, aparece realizando un rol secundario. Gene Hackman como Lex Luthor, también era un intérprete de renombre… al lado de ellos. Christopher Reeve es el aparecido al que siempre se le vinculó con la imagen de Superman”, describe Badilla.

“A diferencia del cine de superhéroes de hoy, la película se sostiene con estas actuaciones y carisma. Los efectos especiales son, incluso, secundarios. Si la comparas con ‘Los Vengadores’, tú ves que los actores que personifican a Iron Man, por ejemplo, usan trajes con sensores que generan el resto de los efectos y casi la totalidad del resto del trabajo es pantalla verde para reemplazar los escenarios con tecnología CGI”, cree

Por otro lado, Ariel Rodríguez, dueño de la tienda Bazinga! Comics, (www.bazingacomics.cl) también es un cultor del legado del Hombre de Acero.

Lamenta que el fans de hoy, condicionado por las grandes casas productoras de cine, vaya a las salas totalmente predispuesto a ver películas ya contadas por la serie de tráilers, comunicados de prensa y los leaks que anticipan desde el trabajo de diseño y hasta las tramas de los largometrajes: “Antes, cuando ibas al cine a ver una película como esta, la información era otra. Llegabas a verla sin ideas preconcebidas y la cosa era entre tú y la película y con los antecedentes de una escena que te anticipaban en los créditos de otra, si había o no un universo coherente detrás de otra serie de películas, si el mismo actor había firmado o no por una segunda tercera o cuarta película, etc. La sensación final era si la película te había gustado o no”, remarca. Para él, retornar a esa misma lógica con un estreno fugaz como “Superman” es una oportunidad.

EFECTOS ESPECIALES MÁS PRECARIOS

Coincide con él Mauricio Martínez. Cree que también es una oportunidad de ir al cine para padres e hijos, o abuelos y nietos, también. “Quizás un papá que le habló a un hijo de cómo esta película lo marcó décadas atrás se encuentre con que un joven de hoy –acostumbrado a este tipo de estímulos desde pequeño- pueda apreciarla en función de eso. Lo más probable es que un millennials se fije en cosas como los efectos especiales más precario, en los cables que hacen volar al actor, el uso de las maquetas y otro montón de cosas”, agrega.

Más cercano a esas generaciones es Andrés Arce, médico y uno de los fundadores del canal de Youtube Imperial Reviews (https://www.facebook.com/imperialreviews/), un sitio especializado en la apreciación del universo Star Wars y que reconoce la influencia de “Superman” en el imaginario pop de sus pares.

“Ahora que internet te permite tener cualquier película a mano o cuando Netflix lleva a cualquier sitio una oferta soñada para cualquier amante de la fantasía, a veces esa cercanía te puede llevar a olvidar de dónde provienen tus referentes u olvidar hacia donde vas si desconoces piezas clásicas como ‘Superman’”, señala.

Advierte sobre el riesgo de las dictaduras del fans y de los focus groups que predisponen a las productoras a realizar cambios durante el proceso de rodaje de las películas, algo que ha afectado el resultado final en el caso de varias adaptaciones recientes de superhéroes (o villanos como en “Suicide Squad”).

“Creo que esta cosa de mostrarle a un fans un producto así no más, sin terminar para decidir otros aspectos sobre la marcha no sirve para nada porque a veces los fans ni siquiera saben lo que quieren. ¿Te imaginas quizás qué cambios se pudieron haber hecho en el caso del antiguo ‘Superman’ o de ‘Star Wars’ si lo hubieses mostrado a los fans sin efectos especiales y sin concluir para ver qué opinaban?”, especula.

“Hay películas como estas que han envejecido muy bien pese a efectos especiales más ingeniosos que costosos y permiten apreciar perfectamente la unión de una buena historia y las posibilidades de sus recursos. Finalmente, lo que se nota es que alguien hizo una película con amor y que quienes te financian confían en el proyecto. Creo que ahí radica el problema de las películas recientes de superhéroes y sus siguientes adaptaciones”, señala.