Fundación Vivir más Feliz: Tratamientos integrales para que los niños con cáncer no dejen de ser niños

La iniciativa que puso en pie un centro de excelencia de atención oncológica pediátrica en Santiago va por más proyectando la creación de un vanguardista espacio en La Araucanía para atender más niños, madres, padres y cuidadores. Entérate de la forma en que opera esta institución y del cómo se puede colaborar.

440

El directorio de la Fundación Vivir más Feliz es tan heterogéneo como una cumbre de la creatividad. En él figuran desde empresarios innovadores hasta importantes referentes en ámbitos como la educación, el arte, la tecnología y la industria. Este equipo de personas transformadoras dirige los pasos de esta organización para la salud y desarrollo infantil que va en apoyo de los niños con cáncer, creando entornos de excelencia, acogedores y felices, que les permitan tener un mejor desarrollo psicosocial y educativo mientras reciben sus tratamientos o están en seguimiento.

Este espacio se materializó el 2013 como el TROI Calvo Mackenna, Centro Público de Salud Integral de Oncología y de Trasplante de Médula Ósea, que atiende de forma ambulatoria a niños pacientes del hospital del mismo nombre, ubicado en Providencia.

En este luminoso edificio de 1.300 m2 vuelan coloridas grullas de origami que simbolizan la esperanza de los niños que reciben sus tratamientos oncológicos. También es frecuentado por profesionales expertos en terapias complementarias que ayudan a los menores a vivir sus tratamientos de mejor forma.

El principal llamado de la Fundación invita a que los niños con cáncer puedan “seguir siendo niños”, es decir, puedan sobreponerse a la vulnerabilidad desde sus propias fortalezas. Para ello, se suman acá los últimos avances médicos en oncología y terapias convencionales como las quimioterapias, pero también terapias complementarias como la risoterapia, la musicoterapia y la juegoterapia; pues el buen ánimo y el optimismo son fundamentales para vivir este proceso de forma menos traumática.

Para Alan Weschler, gerente general de la Fundación Vivir más Feliz, el beneficio de las terapias complementarias es algo fundamental y que de forma complementaria suma en los tratamientos tradicionales.

“Los profesionales de las Terapias Complementarias Vivir más Feliz trabajan junto al equipo médico y psicosocial del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna bajo la premisa de que reír, cantar y jugar con mucho sentido ayuda a poder vivir de mejor forma los tratamientos a través de un desarrollo integral donde el foco es el bienestar del niño, disminuyendo la ansiedad, el estrés y pudiendo enfrentar los miedos que son propios de etapas como el paso por una enfermedad de alta complejidad como el cáncer”, explica.

Por eso es común ver a los clowns durante el día haciendo sus “pitanzas” con sentido y técnicas psico-sociales y lúdicas, a los médicos, enfermeras, mamás y niños.

“Cuando un niño se ve enfrentado a un largo tratamiento médico oncológico, en muchas ocasiones se altera su cotidianidad y, por ejemplo, dejan de ver por un tiempo a sus amigos de siempre, dejan de ir al parque a jugar y hasta pueden ser alejados de sus peluches por la posibilidad de absorber polvo y bacterias, algo que puede ser dañino durante estos procesos. Es fundamental entonces que los pacientes puedan vivir su niñez de forma integral ya que es una etapa fundamental para el desarrollo personal y social; en el TROI se hacen nuevos grandes amigos”, describe Weschler.

UNA NUEVA BANDERA EN LA ARAUCANÍA

El TROI Calvo Mackenna atiende a cerca de 600 niños cada año. En promedio, ingresan 110 nuevos casos en el mismo periodo y entrega más de 300 quimioterapias al mes. También atiende a 40 niños con trasplantes de médula ósea cada año.

El hospital también es legendario en lo que respecta a un tratamiento integral de la infancia en todos sus aspectos: la educación para niños hospitalizados, como entorno amigable y por el acompañamiento en general de sus ocupantes.

En ese contexto de excelencia se integra el TROI, remarca Arie Rezepka, presidente -fundador de la Fundación Vivir más Feliz. El ejecutivo sostiene que es el esfuerzo público-privado el que marca esa diferencia ya que el “el TROI Calvo Mackenna es un centro gestado a partir de esa suma de esfuerzos en el que participan empresas y personas que donaron espacios, y hoy terapias complementarias, y el hospital que es quien lo opera desde sus inicios”.

El rol de la variedad de las personas del directorio de la Fundación se nota en cada decisión y mejora del TROI, agrega Rezepka. Las metas distintas que cada carácter tiene, encuentra acá un punto en común. Un sueño que caracteriza también los resultados del trabajo de la organización, estima.

“Somos fieles creyentes de que juntando a personas de distintas áreas por un bien mayor, el beneficio social aumenta, abordando los desafíos de forma integral. Nos une nuestra misión, nuestro sueño, que es mejorar la calidad de vida de los niños que tienen cáncer para que puedan seguir siendo niños y así poder recuperar sus sonrisas, trabajando con compromiso, profesionalismo y mucho cariño”, señala sobre la unión de innovación, tecnología, arquitectos, diseñadores, médicos, psicólogos, galerista de arte, actores, músicos y gestores de proyectos sociales, entre otros.

Sin embargo, todo este ingente trabajo no es suficiente a nivel país ya que cada año se diagnostican más de 500 nuevos casos de niños con cáncer y uno de cada cuatro no logra recuperarse. De ese total, un 20% aproximadamente de los pacientes llega al Calvo Mackenna y al TROI.

La Fundación Vivir más Feliz quiere concretar la esperanza de más niños y familias en un nuevo centro de tratamiento TROI en el sur de Chile, en la IX Región, donde más se necesita, explica Alan Weschler.

“El TROI Araucanía estará emplazado en el Hospital Regional Dr. Hernán Henríquez Aravena, en Temuco. Será un centro público para el tratamiento ambulatorio integral de niños con cáncer. Atenderá a los niños de la región en una superficie de 600 m2 en un entorno inspirado en la naturaleza de la zona, la flora y fauna, los volcanes, la identidad, la magia del sur que queremos capturar en su diseño. Cada año se atenderán 40 nuevos casos, lo que equivale al 10% de los niños que tienen cáncer que se atienden en el sistema de salud público de Chile”, anticipa sobre esta nueva misión.

BÚSQUEDA DE NUEVOS SOCIOS

También es novedosa la manera se ser parte de este entramado solidario. La Fundación realiza permanentemente búsquedas de nuevos socios y colaboradores para mantener en pie el sueño de Vivir más Feliz para estos niños y sus familias. Mientras se concreta el nuevo TROI Araucanía, se pueden seguir fomentando espacios coloridos y terapias complementarias a través de donaciones (disponibles aquí https://www.vivirmasfeliz.cl/donar).

“Todo comienza desde la voluntad y la felicidad cuando hacemos felices a los otros”, añade Rezepka acerca de esta fértil cadena solidaria en la que cualquiera puede ser parte.

Cómo ser “Amigo/a Vivir más Feliz”: Donando mensualmente y de forma automática desde $5.000 (que es el costo de una terapia complementaria), elegir las marcas adheridas al “Sello Vivir más Feliz” (un distintivo solidario al que pueden optar tiendas, marcas y emprendimientos para ayudar a los niños) o la novedosa iniciativa “Cumpleaños Vivir más Feliz” en el que el interesado en vez de recibir regalos para uno, acepta regalarle a los niños con cáncer a través de donaciones para apoyar el trabajo de la Fundación.

Hasta ahora, la idea se ha extendido no solo a cumpleañeros, sino matrimonios, bautizos y otras celebraciones donde los festejados tienen la oportunidad de regalar sonrisas.

También puedes comprar los productos Vivir más Feliz, como la bicicleta Roda, los vasos Green Glass y productos con las ilustraciones de El Mundo de Vivir más Feliz, donde los ilustradores crearon obras inspiradas en dibujos de niños con cáncer.

A lo anterior se suma el evento Fireflies Patagonia – Araucanía por los niños con cáncer que apoya la Fundación. Fireflies es una travesía de alto nivel de exigencia en bicicleta con foco solidario, creada por el director de cine, Ridley Scott, que en su versión chilena va en beneficio de la Fundación Vivir más Feliz. Más información en www.firefliespatagonia.com

Súmase al llamado de la Fundación Vivir más Feliz: ¡Juntos por la felicidad de los niños y niñas que tienen cáncer para que sigan viviendo su niñez con sonrisas! 

Si quiere sabe más de la Fundación, puede ingresar a su página web www.vivirmasfeliz.cl y seguirla en redes sociales como @vivirmasfelizcl 

FESTIVAL DE INNOVACIÓN SOCIAL

Para esta Navidad y Año Nuevo, las empresas le pueden regalar a sus colaboradores las Gift Cards Vivir más Feliz para usar en grandes comercios, por el mismo precio y monto de compra, y tendrán la oportunidad de ayudar a los niños de la Fundación (www.vivirmasfeliz.cl/giftcardempresa).

Esta semana es el fiiS (Festival Internacional de Innovación Social) y el sábado 8 de diciembre es el Parque fiiS, un día con charlas de agentes de cambio, muy buena música, food trucks y la pista de bicicletas Roda Vivir más Feliz, entre muchas actividades más. Además puede comprar las entradas fiiS Vivir más Feliz que un porcentaje va en ayuda de los niños con cáncer; adquiéralas en: https://fiis.ticketplus.cl/events/parque-fiis-apoya-a-vivir-mas-feliz

A lo anterior se suma el evento FirefliesPatagonia – Araucanía por los niños con cáncer que apoya la Fundación.