Rusia responde con bombardeos al ataque rebelde con gas cloro en Alepo

"Los aviones de la Fuerza Aérea rusa llevaron a cabo ataques aéreos", anunció el portavoz del ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, agregando que "como resultado de estos ataques, todos los objetivos de los combatientes rebeldes fueron destruidos".

170

Rusia  bombardeó este domingo posiciones “terroristas” de los rebeldes sirios, a los que acusa de haber perpetrado la víspera un ataque con “gas tóxico” en la ciudad de Alepo -controlada por el régimen de Damasco– que causó un centenar de casos de problemas respiratorios entre la población civil, incluyendo mujeres y niños.

“Los aviones de la Fuerza Aérea rusa llevaron a cabo ataques aéreos”, anunció el portavoz del ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, en una declaración recogida por la agencia de noticias estatal TASS, agregando que “como resultado de estos ataques, todos los objetivos de los combatientes rebeldes fueron destruidos”.

En un país destrozado desde 2011 por una guerra que ha causado más de 360.000 muertos, los rebeldes, al igual que el régimen de Bashar al Asad, han sido acusados en numerosas ocasiones de haber usado armas químicas, prohibidas por el derecho internacional.

Representantes del gobierno de Bashar al Asad acusaron a “grupos terroristas” de atacar el sábado por la noche la ciudad de Alepo (al norte), sin hacer distinción entre yihadistas y rebeldes.

El jefe de la policía de Alepo, Esam al Shili, indicó a la agencia Sana que el sábado por la noche “los grupos terroristas atacaron los barrios residenciales de la ciudad con cohetes que contenían gases tóxicos, provocando problemas respiratorios entre los civiles”.

Citando “fuentes médicas”, la agencia oficial Sana informó durante la noche del sábado de “107 casos de problemas respiratorios”, tras un primer balance que hablaba de alrededor de 50 heridos.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos del Hombre (OSDH) informó de “94 casos de problemas respiratorios”. 

“Fueron atendidos y la mayoría fueron dados de alta. Hay todavía 31 personas ingresadas en los hospitales pero su estado no es crítico”, informó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.