El medio siglo del “Universo Mampato” a través de las generaciones

La memoria marcada viñeta a viñeta por Eduardo Armstrong y Themo Lobos revive este mes en la exposición "Universo Mampato" que activará el cinto espaciotemporal de muchos para ir a la Biblioteca Nacional. Muestra se inaugura este viernes 23.

186

Cuando la revista creada por Eduardo Armstrong celebra 50 años desde su nacimiento, pero varios sin publicarse, el director del Museo de la Historieta de Chile, Mauricio García Castro, pondera el rol de este magazine del conocimiento que fundó una generación antes de la existencia de internet y que acercó a su audiencia a la fascinación del cómic y la lectura.

“Mampato es una revista que me marcó como a muchos de mi generación. Gran ayuda en el colegio en aquellos años en que no existía computador, las fotocopias eran escasas o inexistente y encontrar material de estudio era difícil, pero, por sobre todo, porque nos mostró a los mejores dibujantes chilenos y extranjeros, en grandes series de historietas que probablemente no hubiéramos conocido de otra forma”, recuerda.

La colorida revista infantil fue un monumental esfuerzo de la Editorial Lord Cochrane, a cargo del ilustrador Eduardo Armstrong Aldunate, su hombre orquesta de los primeros años de Mampato. Su primer número, publicado el 30 de octubre de 1968, es decir, hace 50 años nació de manera quincenal pero llegó a salir semanalmente con un tiraje de 100.000 ejemplares por edición.

Apoyo a las tareas escolares, biografías, artículos, actualidad, juegos y de sus múltiples cuentos y novelas, ilustradas por grandes dibujantes, fue también un referente de la historieta chilena y la masificación de corrientes internacionales de la ilustración. Incluyó en sus 10 años de existencia a viñetas de autores nacionales, norteamericanos, franceses y belgas abriendo el mercado para muchos autores chilenos.

El primer número de Mampato, la tradicional portada del mamut de Armstrong, incluía una de superhéroes, una versión ilustrada del Príncipe Valiente, las aventuras del marino Howard Flynn y una serie juvenil, llamada Tippy. Sin embargo faltaban rellenar dos páginas en blanco donde se publicó la primera aventura del niño colorín en la Antigua Roma, ilustrada por Óskar. La salida de este dibujante que marchó a Televisión Nacional, dejó el espacio al también legendario Themo Lobos, quien –como guionista- agregó a la historieta el cinto espacio temporal y a Ogú, el fiel compañero cavernícola de Mampato.

Además de la telépata Rena, del siglo XL como interés romántico del niño. Los fabulosos viajes en el tiempo del grupo los llevarán a conocer la prehistoria, la lejana Arabia donde conocen al mago Bromisnar y los 40 ladrones, la Edad Media del Rey Arturo y el mago Merlín en series de 4 páginas por revista para folletines de 50 o 100 páginas totales.

De todas esas aventuras, García recuerda el largo episodio de “Mampato en el árbol gigante” y su lucha con los mutantes. “La recuerdo con especial cariño por que son los años en que regularmente comencé a comprarla, disfrutarla y coleccionarla, ahorrando cada peso, hasta que mi abuela paterna supo de estos esfuerzos y se encargó de darme el dinero para comprarla, por bastante tiempo en el único kiosco de mi pueblo de Villa Alegre”, señala.

La periodista y escritora Isabel Allende asumió la dirección de la revista el año que murió Eduardo Armstrong, 1973.

“Según Óskar –cuenta Mauricio García- Allende pretendió cambiar el estilo de la revista y acabar con Mampato, creando un personaje femenino, ya que era una feminista feroz. Oskar se negó, por respeto a la memoria del fundador de la revista. La salida de la directora habría sido por este cambio de estilo y no, como ella cuenta, por una portada de cuatro gorilas”, dice respecto a la famosa ilustración “Memorias de un gorila” que en 1974 generó lecturas sobre la Junta de Gobierno y particularmente con el parecido de uno de ellos con Pinochet.

Al año siguiente asumió como director, Vittorio Di Girolamo, cuyo principal hito es la serie de Mampato en la Guerra del Pacífico. En agosto de 1975, Di Girolamo cedió su puesto al gran Renzo Pecchenino, Lukas, quién se hizo cargo de las portadas y de ilustrar la novela continuada de cada número, logrando notables resultados.

Posterior a Lukas, asumieron la dirección de la revista figuras como Isabel Wechholtz, Miguel Arteche y Nicolás Velasco del Campo. Este asistió al final de la revista en 1978, luego de que arreciaran las bajas ventas y floreciera mejor el negocio de la edición e impresión de guías telefónicas.

Quedaban inconclusas así, las historietas “Mampato y el huevo”, las viñetas del piloto de Fórmula 1 Michael Vaillant, del francés Jean Graton, y una novedosa historieta llamada “Asterix” del desconocido dueto Uderzo y Goscigny.

“NIÑOS INTELIGENTES Y CURIOSOS”

La ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, quien encabezó este viernes  la inauguración de esta muestra, iniciativa de la cartera de cultura, explicó el éxito de la historieta.

“Mampato es ícono por distintos motivos, por lo entrañable de sus personajes, porque invita a conocer mundos nuevos, por su rigurosidad histórica y científica y debido a su vocación por entregar herramientas para desarrollar inquietudes y talentos. Pero si tuviera que escoger una razón, es la voluntad de todos quienes participaron del proyecto, de tratar a los niños y las niñas como personajes inteligentes y curiosos”, remarcó.

COORDENADAS

Gran parte de este “Universo Mampato” animará el Día de la Historieta Chilena celebrado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio junto a la Biblioteca Nacional.

Este viernes 23 de noviembre se inaugura la muestra que conmemora el medio siglo de la revista infantil a través de un recorrido por su historia, páginas y personajes a los que dieron vida los más destacados ilustradores.

  • Sala América de la Biblioteca Nacional
  • Entrada Liberada