El Presidente Piñera celebró este viernes el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes en La Moneda, feriado instaurado con el objetivo de honrar a dichas comunidades religiosas.

En la instancia agradeció el aporte social de las iglesias evangélicas y su compromiso con las personas más vulnerables, además de entregar un mensaje de unidad en torno a las diversas creencias. 

“El Estado tiene que crear las condiciones, no discriminar, permitir que cada uno exprese su fe, su relación con Dios en la mayor libertad y con el mayor respeto posible”, dijo el Mandatario durante el servicio acompañado de la primera dama, Cecilia Morel, miembros de las distintas iglesias, autoridades de Gobierno, parlamentarios y representantes de la sociedad civil.

En Chile, la comunidad evangélica representa aproximadamente un 17% de la población y se ha caracterizado por un fuerte énfasis de trabajo en sectores de riesgo social. La instancia es una ocasión para abordar temáticas sociales del país y la vinculación con las comunidades evangélicas.