Chile se sitúa en tercer lugar en transparencia inmobiliaria en América Latina

Sin embargo, es considerado como “semi-transparente” debido a algunas debilidades en los procedimientos para las transacciones, particularmente en la información antes de la compraventa, el proceso de compraventa y los estándares profesionales del sector.

429

Según el Global Real Estate Transparency Index, publicado recientemente por JLL y La Salle Investment Management, Chile se sitúa en el lugar 52 entre 100 países y en el tercer lugar de América Latina, detrás de Brasil (37) y México (39), en términos de transparencia inmobiliaria.

Nuestro país avanzó 10 puestos desde la medición anterior. Sin embargo, es considerado como “semi-transparente”. Esto se debe a que “si bien en los últimos años se han hecho importantes avances en materia de transparencia inmobiliaria, es necesario abordar aspectos de gobierno corporativo y fortalecer las reformas regulatorias que están en marcha”, señaló el informe.

La publicación destaca que la mayor debilidad de Chile está en los procedimientos para las transacciones, particularmente la información antes de la compraventa, el proceso de compraventa y los estándares profesionales del sector.

A juicio de Christian Rodiek, socio fundador de www.bienisimo.com, empresa experta en materia inmobiliaria, la ley que crea el Registro Nacional de Corredores de Propiedades, que actualmente está sin urgencia en segundo trámite en la Comisión de Economía del Senado, podría ayudar a mejorar estas tareas pendientes.

Sin embargo, los avances en esta discusión han sido escasos y no consideran el problema de fondo: que es que un mismo agente inmobiliario representa al mismo tiempo los intereses de compradores y vendedores, cobrándole comisiones a ambos”, destacó el experto en asesoría inmobiliaria.

Agrega que para avanzar realmente en la transparencia internacional que requiere el sector inmobiliario, es fundamental incorporar el modelo de negocios llamado personal shopper inmobiliario. “Esta figura existe ampliamente en Estados Unidos y España, países que están bastante más avanzados que Chile en este ranking. Se trata de una asesoría personalizada para comprar propiedades, que representa únicamente los intereses de comprador”, afirmó.

Rodiek aseguró que el proyecto de ley debería distinguir entre aquellos agentes inmobiliarios que representan a vendedores y arrendadores y los que representan a compradores y arrendatarios. Además, debería establecer que cada uno solo puede cobrar comisión a la parte que representa. “Junto con ello, se debería regularizar y estandarizar el procedimiento para la compraventa y arriendo de inmuebles, evitando fraudes y riesgos por una asesoría deficiente”, concluye.