Claves para innovar correctamente en las organizaciones

“Innovar no pasa sólo por proponérselo y pedirle a los colaboradores que pongan nuevas ideas sobre la mesa para ver si logramos hacer las cosas un poco mejor”, explicó un experto.

233

Actualmente se habla mucho de cómo las organizaciones tienen que avanzar ágilmente para no morir por la inercia o ser desplazadas por algún nuevo actor que, de forma disruptiva, las elimine del negocio. Ante este escenario, surge una pregunta clara: ¿están haciendo algo concreto al respecto?

Según explicó Marcelo Blechman, socio de Olivia, empresa experta en procesos de transformación organizacional, “innovar no pasa sólo por proponérselo y pedirle a los colaboradores que pongan nuevas ideas sobre la mesa para ver si logramos hacer las cosas un poco mejor. Se trata de transformar nuestra organización desde la base y a partir de una estrategia de innovación”.

La estrategia surgirá de la intención real de transformación que implica romper con los viejos paradigmas de cómo se están haciendo las cosas internamente hasta hoy y a la vez, tener una mirada amplia hacia afuera. Observar las tendencias de la industria en la que está inmersa la organización, pero también de -por qué no- otras industrias y obtener aprendizajes. Armar grupos internos, que piensen en nuevas soluciones, las prototipen y estas se experimenten en micro ambientes para ver si son luego aplicables al negocio en general.

Si bien la tarea no será fácil, rápida, ni tampoco económica, puede significar un gran cambio al interior de la organización y dar frutos a mediano plazo, que compensarán con creces lo invertido. Blechman, a su vez, aclaró que “el primer paso es estar realmente seguros de querer realizar una transformación cultural que abrace la innovación y que la estrategia de nuestro negocio se base en esta premisa. No hay transformación, si no hay una claridad sobre el tipo de cultura que debemos tener para lograrla”.

Hoy muchas empresas están dando pasos con algunas iniciativas o tácticas que en el fondo responden a pedidos puntuales de algunas gerencias o áreas que claman por cambiar la forma cómo se hacen las cosas. Pero pocas veces viene desde arriba y con una mirada holística de la organización. Para Alejandro Goldstein, socio de Olivia, “el problema es que estas iniciativas, al no estar dentro de un contexto estratégico mayor que engloba la visión de la empresa, quedan en compartimientos estancos que rara vez darán soluciones verdaderamente innovadoras al mercado con un gran impacto en el negocio”.