Emprendedores de los insumos para acuarios explican el secreto para moverse como pez en un mercado creciente

Tres fans de los acuarios marinos y de agua dulce decidieron pasar de ser consumidores, de un mercado capturado por pocas empresas, a proveedores relevantes de una industria exclusiva. Cuentan aquí las claves para zambullirse en un pasatiempo apasionante y por qué no siempre el pez más grande se come al más chico.

1633

Para algunas personas, la idea de relajarse es tirarse en la cama a dar vuelta el Instagram, llegar del trabajo y sentarse a comer algo frente al televisor o sacar a pasear al perro. Para otros, el mejor momento del día es instalarse ante un acuario de 500 litros y perderse ante la danza hipnótica de una infinidad de peces de aguas cálidas. O de agua salada o dulce, explican los entendidos. Carassius, goldfish, guppys, bettas, neones o el popular pez payaso (el protagonista de la película “Buscando a Nemo”) son los más solicitados.

Los acuaristas activos son más de 20 mil, según las páginas chilenas de la especialidad en Facebook. Aseguran también que la experiencia de mirar de cerca el tanque de vidrio un par de horas al día, alimentar y hablarle a los peces, reemplaza a cualquier terapeuta. La comunidad de acuaristas sostiene una industria creciente de ventas, permutas, consejería y hasta trabajo colectivo relacionado con el hobby. Sin embargo, hasta hace un año era una audiencia cautiva de un mercado controlado por 4 ó 5 grandes distribuidores locales que eran la única alternativa disponible para comprar insumos, accesorios y especímenes.

Abundan testimonios en la web de personas que, con más ganas que conocimientos, compraron cuanto equipamiento les “enchufaban” los importadores, pese a no ser necesarios para un acuarista amateur. Otros acusan una mala postventa y la venta de corales y peces enfermos que no solo murieron a los pocos días, sino que enfermaron al resto de habitantes del acuario.

Tres acuaristas de este tipo de foros, cada uno con la mala experiencia a cuestas, decidieron dejar de ser peces en este océano rojo y asociarse en una empresa con la misión de convertirse en el proveedor soñado de sus pares. César Rivera, José Luis Masseti e Ignacio Nina fundaron la tienda online VitalCoral (www.vitalcoral.com) para dedicarse específicamente a aterrizar precios y mejorar la experiencia de compra de los nuevos acuariófilos chilenos.

Sin proponérselo, se perfilan hoy como referentes regionales, embajadores de marcas líderes en Europa y Estados Unidos y ya han recibido ofertas de importantes marcas para poder representarlas a nivel regional. El inicio de la pyme fue difícil, cuenta Masseti, informático y encargado de la plataforma técnica de la empresa. Hubo malos ratos, malas prácticas por parte de las empresas mayores, pero un noviciado que es parte de la evolución natural del ecosistema local de acuaristas, cree.

“Todos hemos pasado por la experiencia del proveedor que te vendió algo que no necesitabas solo por el afán de venderte algo, lo que da cuenta de un nulo interés por el ser vivo del que se están haciendo cargo. No digo que sean todas las tiendas así, incluso hay algunas donde los clientes se enojan porque no les quieren vender determinado pez o coral precisamente por la responsabilidad que eso conlleva”, señala.

UN NEGOCIO DE ACUARISTAS PARA ACUARISTAS

Ignacio es el decano del grupo. Lleva más de 15 años sumergido en el mundo del acuarismo. Explica que, a diferencia de otros países más avanzados en este pasatiempo, el acuariófilo chileno prefiere montar ecosistemas de agua dulce respecto a los de agua salada. Eso es un indicador de la falta de variedad y de oferta de las tiendas que encarecen el coleccionismo de peces tropicales, por ejemplo.

“Cuando comenzamos a hacer números para crear la tienda y a realizar las primeras ventas, nos dimos cuenta de que podíamos conseguir precios más asequibles para los acuaristas y mejorar la oferta de las tiendas que recargaban con un 200% ó 300% sus catálogos. Claro, no vendemos al costo, pero sí a precios razonables. No vamos a tratar de enchufarte lo más caro o lo que no necesitas si estás confiando en nosotros. El boca a boca nos ha dado la razón. Es más, puedes realizar todas las consultas que quieras hasta que estés listo para comenzar esta aventura y nosotros vamos a estar felices de extender esta cultura en el país para que haya más gente y un mercado más sano para todos. Pienso que era muy necesario que un grupo de acuaristas se hiciera cargo de esta necesidad”, explica el ejecutor comercial de VitalCoral.

En tanto, César Rivera, contador auditor, ingeniero industrial y socio de la empresa, lleva un par de años en esta rama del acuarismo y admite sentirse totalmente fascinado. “Yo entré de la nada. Mi hijo me pidió tener un pez “nemo”, el típico de la película, me dijo. Pero desde el primer día que armamos su acuario me di cuenta de que ese regalo en realidad era para mí. A los dos meses ya tenía un estanque de 500 litros en el living de mi casa y ahora voy por uno de 3 metros y medio”, cuenta sobre esta pasión que le extraña ya que nunca tuvo un acuario de niño, no es fanático del mar y ni siquiera sabe nadar. Lo que sí tiene claro es la visión de empresa.

“Queremos que VitalCoral sea una tienda de acuaristas para acuaristas y funcionar como siempre quisimos que fuera el mercado para los acuaristas chilenos. Ojalá aportar para que crezca esta afición, por qué no, ser de ayuda para que exponentes chilenos lleguen a concursos mundiales de acuarismo”, remarca acerca de un circuito de campeones que a nivel mundial es dominado por los vistosos montajes de acuarios plantados de países asiáticos y europeos.

“Creo que tenemos una doble misión –completa Ignacio Nina- no solo queremos sembrar marcas, sino ampliar la influencia del acuarismo en el país para fortalecer el otro rol de esta disciplina. Dentro de poco vamos a aprovechar las vacaciones familiares para desviarnos en un viaje a Italia y Polonia y fortalecer vínculos con representantes de marcas de nivel mundial”. Detalla un dato menos conocido de la afición y agrega que los científicos coinciden en que los grandes arrecifes de coral van a desaparecer del océano antes del año 2055, producto del cambio climático y la contaminación. Eso es algo que advertía hace décadas Jacques Cousteau en antiguos documentales de TV y que hoy reiteran los más recientes programas especializados.

“Los mismos oceanógrafos creen que para entonces los únicos corales que sobrevivirán son los de los acuaristas aficionados del mundo, quienes realizan a su vez, un tremendo trabajo de preservación. Países como Australia ya están tomando medidas para fortalecer esta red de acuaristas y buscar la sustentabilidad y repoblamiento de los arrecifes coralinos. Ojalá sea algo q que se extienda al resto del mundo. Imagina la posibilidad de crear granjas de corales en Chile, Ecuador, Brasil, Costa Rica…”, añade Ignacio sobre la curiosa paradoja de que sea en colecciones privadas donde yace sumergida la esperanza de preservar los corales más delicados del planeta y otras especies.

RECOMENDADOS: LOS MEJORES ACUARIOS DEL PAÍS

Los iniciados suelen viajar permanentemente al extranjero para mantener contacto con las principales novedades y más vistosas especies del acuarismo mundial. Los socios de VitalCoral destacan ferias internacionales y tiendas especializadas como las de Orlando, Sevilla, Lisboa o Sidney.

Sin embargo, los entendidos concuerdan en que, a nivel nacional, no estamos tan lejos de convertirnos en un referente a nivel local. Al menos, hay interés. Recomiendan acá, acuarios que vale la pena visitar –dada su variedad, cuidado y espíritu de conservación- como el que hay zoológico de La Serena. Existen otros. Varios más. En restaurantes, clínicas, tiendas, hoteles y malls; pero de los recomendables, aseguran, el principal es el de El Hinojal, camino al Valle del Elqui. “Tiene tiburones, mantarrayas y otras especies muy entretenidas. Está muy bien cuidado porque su dueño es un acuarista más que tiene el interés de que la gente lo aprecie”, detalla César Rivera. Esta reserva tiene anguilas eléctricas, peces globo, peces león, tiburones nodriza y tortugas mordedoras.

“Otros más populares en Santiago son los del Aquarium del Parque O´Higgins o el del Buin Zoo. Tienen muy buena variedad de especies de agua dulce”, agrega. El del parque de Rondizzoni cuenta con un estanque de 16 mil litros donde conviven tiburones, pirañas, voraces morenas de Juan Fernández y cangrejos cacerola, considerados verdaderos fósiles vivientes. El Buin Zoo suma otras 140 especies de peces procedentes de diversos ecosistemas como la cuenca amazónica, los grandes lagos africanos, los arrecifes de coral y la costa chilena.

En Providencia, en el mall Costanera Center, el restaurant Costamia también cuenta con cuatro acuarios respetables de 70 mil litros de agua salada en total y que cumplen una función estética, pero también de conservación científica. Se recrean ahí diferentes costas insulares con pequeños tiburones costeros, rayas y otros condrictios; especies de Isla de Pascua y Juan Fernández en peligro de extinción que, en su mayoría terminan siendo liberados en su ambiente natural. “En ninguna circunstancia las especies de los acuarios estarán destinados al consumo”, aclara la web del restaurant.

José Luis Masseti destaca, en Valparaíso, el Acuario Interactivo del Paseo del Puerto, en Plaza Sotomayor. “Este está enfocado en educación y cuenta con cerca de 200 especies de peces e invertebrados del Océano Pacífico. Tiene un nivel tremendo”, señala.

Para Ignacio Nina, hay algunos acuarios escondidos fuera del circuito tradicional. Es el caso de los acuarios de Don Ramón y Doña Tatiana (Monmar), en calle Maule, el corazón de Franklin. “Especializado en corales y peces, es una de las tiendas más antiguas de la orden y funciona también como la gran reserva de un experto amante de los acuarios y sus formas de vida de agua dulce y salada. Debe tener por lo menos 40 años de existencia”, cree Ignacio sobre una variedad creciente. Pero finalmente, se va a la segura con su mejor dato: “En ese sentido, creo que los acuarios más bonitos de todos están en las casas de los acuaristas”, asegura.

TIENDA ONLINE

Tienda online VitalCoral (www.vitalcoral.com): Es una tienda 100% online que despacha a todo Chile en menos de 24 horas. La tienda física está en los planes a mediano plazo.