Piñera tras contundente fallo de La Haya: “La demanda nunca tuvo ningún sustento”

Mandatario, evidenciando su satisfacción por el dictamen, dijo en La Moneda que el Presidente Evo Morales “ha creado falsas expectativas a su propio pueblo y también ha creado grandes frustraciones a su propio pueblo. Y además nos ha hecho perder cinco valiosos años en las sanas y necesarias relaciones que debe tener Chile con todos los países vecinos y, por supuesto, con Bolivia”.

939

Sonriente, con su esposa Cecilia Morel de la mano, y acompañado por el canciller Roberto Ampuero, el Presidente Sebastián Piñera llegó a dar el punto de prensa, en La Moneda, minutos después de conocer el contundente fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, que dictaminó, por 12 votos contra 3, que Chile no tiene obligación de negociar una salida soberana al Océano Pacífico de Bolivia.

“Es un gran día para Chile, pero también es un gran día para el derecho internacional, para el respeto a los tratados y para la sana y pacífica convivencia entre los países”, partió diciendo el Mandatario.

“La Corte Internacional de Justicia de La Haya ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar estableciendo en forma clara y categórica que Chile nunca ha tenido y tampoco tiene, y nunca ha incumplido, ninguna obligación en materia de derecho internacional ni en sus resoluciones con Bolivia. Y por lo tanto, Chile como siempre lo ha sido, es un país que no solamente cumple con el derecho internacional, también cumple y respeta los tratados que firma, por supuesto, que hace cumplir y hace respetar esos tratados a los otros países”, subrayó Piñera.

Agregó que “tal como lo hemos afirmado siempre Chile nunca ha tenido ninguna obligación, ni la tiene hoy día, de negociar nuestro mar, nuestro territorio ni nuestra soberanía. Y tal como siempre hemos dicho, Chile es un país que tiene un afán, una actitud y una disposición de dialogar y colaborar con todos los países del mundo, en forma muy especial con los países vecinos, pero siempre dentro del contexto del derecho internacional, del respeto a los tratados vigentes y, por supuesto, defendiendo y protegiendo, con firmeza,  con fuerza y voluntad nuestra soberanía”.

“FALSAS EXPECTATIVAS A SU PROPIO PUEBLO”

Piñera indicó que la demanda presentada por Bolivia “nunca tuvo ningún sustento, ningún fundamento ni de carácter histórico, ni de carácter político, ni de carácter jurídico y por eso ha sido íntegra, total y categóricamente rechazada hoy día por la Corte Internacional de Justicia”.

El Presidente remarcó que el Presidente Evo Morales “ha creado falsas expectativas a su propio pueblo y también ha creado grandes frustraciones a su propio pueblo. Y además nos ha hecho perder cinco valiosos años en las sanas y necesarias relaciones que debe tener Chile con todos los países vecinos, por supuesto, con Bolivia”.

Destacó el Presidente que “Chile siempre ha tenido, y seguirá teniendo una actitud de diálogo y colaboración con todos los países y muy especialmente con los países vecinos. Pero este buen espíritu, y esta buena voluntad de diálogo, estará siempre dentro del contexto del respeto a los tratados vigentes, del respeto a los derechos internacionales y, por supuesto, del sano respeto que nos debemos los países vecinos y que somos hermanos. Como un elemento central de todo diálogo estará la defensa a nuestra soberanía”.

“Nuestros compatriotas pueden tener la total seguridad y certeza que, al igual que como lo han hecho todos los presidentes de Chile, este Presidente sabrá siempre defender con voluntad, firmeza y con eficancia, y con el apoyo de todos nuestros compatriotas, lo que nos pertenece: nuestro territorio, nuestro mar y nuestra soberanía”, completó.

El Jefe de Estado agradeció en la oportunidad a los compatriotas, “a todas las fuerzas políticas por una actitud de unidad, de patriotismo, de colaboración con que hemos sufrido enfrentar esta situación en la Corte Internacional de Justicia”.

Tras su discurso, Piñera salió a festejar a la Plaza de la Constitución donde desde tempranas horas se encontraban algunas personas expectantes antes el veredicto de La Haya.