Piñera aborda política migratoria, contaminación en Quintero y critica a Venezuela en Asamblea de la ONU

En una intervención, que se prolongó por 35 minutos, el Mandatario chileno dijo también que“hace seis meses, cuando asumí por segunda vez la Presidencia, nos comprometimos a una gran misión: transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza, con mayor igualdad de oportunidades y también con mayor solidaridad antes de que termine la próxima década”

456

El Presidente Sebastián Piñera intervino la mañana de este jueves en la 73° Asamblea General de las Naciones Unidas que se desarrolla en Nueva York, Estados Unidos.

Su alocución, en el Palacio de Cristal de la ONU, fue reprogramada por un retraso que tuvo el Mandatario. Su intervención se prolongó por cerca de 35 minutos.

El Mandatario chileno no se refirió al fallo que el lunes 1 de octubre dará a conocer la Corte Internacional de Justicia por la demanda marítima de Bolivia, tema que fue mencionado por el Mandatario de ese país, Evo Morales en su presentación de este miércoles.

Piñera, en su discurso, trató diversos temas de índole nacional tales como la crisis ambiental de Quintero y la política migratoria que ha impulsado su Gobierno.

Piñera partió diciendo que hace 20 años “en esta misma sala Kofi Annan definió los tres grandes desafíos que enfrentaba en esos tiempos la comunidad internacional. Primero, el desafío de la seguridad, reemplazar el orden mundial que surgió después de la Guerra Fría por un nuevo orden regido por la libertad y la paz”.

En segundo lugar “el desafío del desarrollo, lograr que la globalización llegara a todas las personas y todos los países sin dejar a nadie atrás. Y tercero el desafío de los derechos humanos y del Estado de Derecho, proteger la dignidad de todos, sin distinción de raza, color, sexo, idioma o cualquier otra discriminación”.

“Han pasado ya 20 años y los desafíos que entonces nos dejó Kofi Annan en seguridad, desarrollo y derechos humanos siguen tan vigentes como entonces  y siguen constituyendo desafíos centrales de nuestro orden mundial. Por supuesto que estos desafíos muestran ahora caras nuevas y se proyectan bajo múltiples formas. Ya no estamos dividido por las desconfianzas, temores y prejuicios que quedaron después de los muros y cortinas de hierro que emergieron al término de la Segunda Guerra Mundial”, remarcó.

Luego del muro que dejó la Guerra Fría -indicó- “ha surgido un nuevo orden internacional que ha traído nuevas divisiones, nuevas tensiones en muchas partes del mundo. Y hoy día los Estados ya no son los únicos grandes protagonistas de las relaciones internacionales. En materia de seguridad aún no hemos sido capaces de superar grandes amenazas a la paz y la seguridad internacional como el terrorismo, narcotráfico, los conflictos armados, la delincuencia organizada, la proliferación de armas de destrucción masiva o el tráfico ilícito de armas y personas”.

“Además hoy en día estamos llamados a enfrentar como nunca antes en nuestra historia uno de los mayores desafíos surgidos por estas amenazas a la paz mundial como son las migraciones masivas que hoy están ocurriendo en nuestro mundo”, recalcó Piñera.

Según dijo, “estas migraciones masivas son un tremendo desafío para toda la comunidad internacional y sabemos sus causas: el terrorismo, las guerras, los conflictos étnicos y religiosos, el hambre y los regímenes totalitarios han generado en los últimos tiempos el mayor desplazamiento de personas en la historia de nuestra humanidad”.

Frente a esta situación, el compromiso chileno, declaró el Presidente, “es claro y categórico: una política migratoria que sea segura, ordenada y regular, en perfecta armonía con la declaración de Nueva York y el Pacto Mundial de Migración”.

“Queremos recibir y acoger a todos aquellos que vienen a Chile a iniciar una nueva y mejor vida, que lo hacen respetando nuestras leyes, que se comprometen con el desarrollo del país y se integran nuestra sociedad. Pero también, y con la misma fuerza y convicción, queremos ordenar nuestra casa y detener el ingreso de aquellos que lo hacen de forma ilegal, que no respetan nuestras leyes, que vienen a cometer delitos”, planteó.

La política migratoria chilena, agregó, busca conciliar el derecho del Estado para regular la forma de ingreso y permanencia, con el debido respeto a las garantías y derechos de los migrantes.

PAIS DESARROLLADO

Piñera sostuvo que “hace seis meses, cuando asumí por segunda vez la Presidencia, nos comprometimos a una gran misión: transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza, con mayor igualdad de oportunidades y también con mayor solidaridad antes de que termine la próxima década”, dijo.

Este desarrollo, según Piñera, es mucho más que crecimiento económico, sino que integral, inclusivo y sustentable. Prueba de ello sería el compromiso con los 17 objetivos de desarrollo sustentable y la Agenda 2030 bajo el auspicio de la ONU.

“Por eso, la defensa y el fortalecimiento del multilateralismo y del libre comercio, al que muchos han aludido esta semana, hoy enfrenta grandes amenazas, guerras comerciales, tarifarias. ya conocimos sus efectos cuando vivimos la gran depresión del siglo pasado”, añadió.

“La dimensión económica es, desde luego, muy importante, necesitamos fortalecer más que nunca un sistema internacional que promueva el libre comercio basado en reglas claras y acordadas que sean previsibles y que permitan la existencia de mecanismos de solución pacíficas de controversias”, subrayó,

Según destacó, la libertad, el trato a los más vulnerables, la dignidad humana, el respeto irrestricto a los Derechos Humanos, la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático y la lucha contra las nuevas amenazas que surgen -entre ellas del ciber espacio-, deberían ser los ladrillos del desarrollo.

VENEZUELA

Piñera se refirió a la crisis política que atraviesa Venezuela, reiterando la crítica que manifestó este miércoles en contra de Nicolás Maduro.

Hizo también sus reparos a los regímenes de Nicaragua y Cuba, “donde también se realizan detenciones arbitrarias”.

“La voz del pueblo venezolano Maduro la ha enmudecido”, dijo. Añadió que existe una “crisis moral, política y económica en Venezuela, es un país que está viviendo una tragedia” y recordó que “fue el país más rico de Latinoamérica y ahora vive en la miseria”.

“Chile no reconoció la legitimidad de las elecciones en Venezuela y no reconocerá la legitimidad del nuevo gobierno que surge de esas elecciones”, manifestó. Puso de relieve que”Chile utilizará todos los mecanismos permitidos en el derecho internacional a la recuperación de la democracia y libertad”.

CONTAMINACIÓN EN QUINTERO

El Mandatario abordó la situación ambiental en el mundo y dijo que Chile es uno de los países que pueden ser más afectados por el cambio climático.

Se refirió asimismo a la crisis que vive Quinteros y Puchuncaví.

“La contaminación ha golpeado a mí país y en forma muy cercana y muy dramática, en las últimas semanas dos comunas, a Puchuncaví y Quintero, que son zonas que llevan mucho tiempo saturadas de contaminación, y sufrieron graves episodios de contaminación ambiental que afectaron la salud de muchos de nuestros compatriotas”, describió.