Evo Morales concede amnistía a exmandatarios Mesa y Quiroga para negociaciones post La Haya

Mandatario explicó en La Paz, tras llegar de Nueva York donde participó en la Asamblea General de la ONU, que tómo esta decisión "de manera personal, apoyándome en la autoridad legal que la Constitución Política del Estado me confiere".

428

A cuatro días de que se conozca el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima, el Presidente boliviano Evo Morales anunció este jueves que se concedió la amnistía a los exmandatarios Carlos Mesa y Jorge Tuto Quiroga, que enfrentan  la Justicia por los casos Quiborax y Petrocontratos, respectivamente.

Según informó el diario La Razón, Morales explicó que lo hizo para que ambos expresidentes puedan afrontar “las nuevas actividades” de “defensa y negociación de nuestro derecho marítimo” en un escenario post La Haya.

El gobernante, quien hizo el anuncio de manera sorpresiva en La Paz a su regreso de Nueva York, donde participó en la Asamblea General de la ONU, dijo que su determinación se sustenta en la atribución 14 del artículo 172 de la Constitución Política del Estado (CPE) referida a la amnistía presidencial. 

“Para encarar el proceso resultante el fallo de La Haya, utilizando los mecanismos constitucionales vigentes, he tomado la decisión de que ningún expresidente, salvo acusaciones de lesa humanidad o genocidio, tengan proceso judiciales pendientes que entorpezcan las nuevas actividades internas y externas de defensa y negociación de nuestro derecho marítimo”, anunció.

“Tomo esta decisión de manera personal, apoyándome en la autoridad legal que la Constitución Política del Estado me confiere y lo hago sin solicitar a los expresidentes beneficios para nada personales, a cambio solo que defiendan a Bolivia y a nuestro pueblo y a nuestro derecho de una salida soberana al océano Pacífico, con todas sus sus energías, con todo su corazón y capacidad intelectual”, agregó.

Quiroga afronta el juicio de responsabilidades por el denominado caso Petrocontratos, mientras Mesa enfrenta un proceso de responsabilidades auspiciado por la Procuraduría General del Estado por el caso Quiborax. 

Morales destacó que Bolivia está lista para afrontar el nuevo escenario que devendrá después del fallo de Corte Internacional de Justicia (CIJ) donde sentó a Chile para negociar de buena fe un acceso soberano al mar sobre los compromisos asumidos a lo largo de la historia.

“Hermanos bolivianos, debemos estar férreamente unidos por una causa sagrada como es el pronto acceso a una salida soberana al Océano Pacífico”, afirmó.