Ministra de las Culturas lamentó el fallecimiento del pintor Hugo Marín

El destacado artista, que murió a los 89 años de un derrame cerebral, será velado en el Salón Blanco del Museo Nacional de Bellas Artes.

238

La ministra de las Culturas, Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, expresó este viernes su pesar por el fallecimiento del pintor y escultor Hugo Marín, quien falleció a los 89 años a causa de un derrame cerebral. 

Chile pierde a uno de sus más grandes artistas visuales, escultor y pintor que expuso sus obras en los mejores espacios de América y Europa. Por mi formación de antropóloga siempre admiré su inspiración en las capas más profundas de distintas culturas, incluida las de nuestra patria precolombina con su diversa iconografía”, afirmó la autoridad al respecto.

Edgardo Hugo Osvaldo Marín Vivado nació en Santiago el 15 de marzo de 1929. Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas y luego se especializó en la técnica del esmalte sobre metales, lo que lo llevó a posicionar su nombre de forma destacada en la escena visual chilena.

Como creador se inspiró mayoritariamente en la cosmovisión de religiones y culturas antiguas, las que utilizó como punto de partida para su obra.

Sus restos serán velados desde las 13 horas de este viernes en el Salón Blanco del Museo Nacional de Bellas Artes, donde la ciudadanía podrá acudir a despedirlo. En el lugar se podrá apreciar la escultura “La Pachamama”, obra de su autoría y parte de la colección del recinto. Además, estará disponible un libro de condolencias para que sus seguidores y amigos puedan dejar palabras en su recuerdo.

Entre 1952 y 1953 Marín recibió becas de perfeccionamiento en Francia e Italia y a comienzos de los años 60 viajó a México y Cuba. Ingresó a los Mimos de la escuela de Marcel Marceau en Europa, donde trabajó junto a Alejandro Jodorowsky. Luego participó en su primera presentación: una velada bufa en el Teatro Municipal de Santiago. 

Entre otros reconocimientos obtuvo el Prix des Anciens, Salón de Artistas Decoradores, en París (1953) y el Premio de Escultura de la Municipalidad de Santiago (1992).