Evite el riesgo de hipoglicemia en las Fiestas Patrias

Los que tienen diabetes tipo 2 también puede disfrutar de las celebraciones, tomando en cuenta algunas recomendaciones para mantener controlada esta enfermedad.

1120

La alegría por la celebración de las Fiestas Patrias viene acompañada de las grandes comilonas donde no pueden faltar las empanadas, choripanes, anticuchos, asados y los licores. No obstante, si usted es diabético tipo 2, también puede disfrutar de las celebraciones, tomando en cuenta algunas recomendaciones para mantener controlada esta enfermedad.

“Una alternativa a la torta de milhojas, por ejemplo, es optar por los helados dietéticos a los que se le pueden sumar frutos secos como almendras, nueces y avellanas”, indicó el doctor Patricio Davidoff, jefe de la Unidad de Nutrición y Diabetes de la Clínica Lo Curro.

En cuanto a la ingesta de alcohol, la recomendación del especialista es elegir la versión sin azúcar, preferirlo con las comidas, siempre con el estómago lleno. “Si se ingiere alcohol sin comer se corre el riesgo de sufrir una hipoglicemia, que es cuando los niveles de azúcar en la sangre son bajos. Se conoce que una de las complicaciones de la diabetes tipo 2 es que aumenta la posibilidad de sufrir infartos al miocardio y accidentes cerebro vasculares. La hipoglicemia puede generar un infarto”.

El doctor Juan Patricio Valderas agregó que “es importante aprender a identificar cuáles son los alimentos que elevan la glicemia”. Para ello, durante las Fiestas Patrias, las personas diabéticas tipo 2 pueden “auto controlarse la glicemia con los monitores que existen actualmente para saber si un alimento la aumenta o disminuye y así aprender a reconocer esas comidas y sus efectos. También se puede compensar haciendo actividad física, según cada paciente. Bailar cueca es una excelente opción”, expresó.

Al pasar los días festivos, es recomendable “asistir a control médico, cumplir la dieta lo mejor posible y hacer actividad física”, de acuerdo con el especialista del Hospital Félix Bulnes.

UN PROBLEMA DE SALUD DEL SIGLO XXI

La diabetes se ha transformado en uno de los principales problemas de salud del siglo XXI, afectando a más de 387 millones de personas en todo el mundo. En este complejo escenario, la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) se presenta como la forma más habitual de esta afección y supone al menos el 85%-95% de todos los casos.

En nuestro país, el panorama confirma la tendencia internacional. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, la sospecha de diabetes mellitus es del 12,3%, lo que equivale a 1.807.226 habitantes. La DM2, incluso, se incrementó sobre todo en los más jóvenes (tramo de 15 a 24 años) pasando del 0,4% en la medición anterior al 1,8%.

Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de desarrollar una serie de graves problemas de salud potencialmente letales, aumentando los costes de la atención sanitaria y disminuyendo la calidad de vida. Una de las complicaciones más importantes está relacionada con el hecho de que las personas con diabetes corren un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV), como infartos al miocardio y accidentes cerebro vasculares.