Rector del Instituto Nacional por ley de expulsiones: “Es clamor de las comunidades”

Fernando Soto dijo que normativa “es un camino”, aunque admitió que "no se va a resolver el problema total y de fondo, porque esto responde a una dinámica social que va más allá de los establecimientos escolares, pero al menos es un pequeño avance".

135

El rector del Instituto Nacional, Fernando Soto, defendió este lunes el proyecto del Gobierno que permitirá a los directivos de establecimientos expulsar de manera inmediata a los alumnos que cometan actos violentos. 

En entrevista con radio Cooperativa, afirmó que dicha iniciativa es “un clamor” de las comunidades educacionales, y espera que el Ejecutivo la ingrese esta semana al Congreso. “Va en el camino correcto por cuanto ha sido un clamor de todas las comunidades”, enfatizó.

“Los apoderados, cuando mandan a sus hijos a los colegios, depositan en los educadores la confianza de que van a poder trabajar en ambientes de seguridad para la integridad física y psicológica de sus hijos, de manera que la autoridad ha ido respondiendo a esta petición unánime de los establecimientos”, señaló.

Recalcó que “es el camino”, aunque reconoció que “no se va a resolver el problema total y de fondo, porque esto responde a una dinámica social que va más allá de los establecimientos escolares, pero al menos es un pequeño avance”. 

Añadió que aún no han sido identificados los encapuchados que arrojaron bencina a personal del establecimiento que trató de impedir incidentes.

Soto sostuvo que “en el caso que sean estudiantes de la Municipalidad de Santiago, las comunidades han pedido que sean expulsados de sus liceos y entiendo que existen acuerdos con la Secretaría Regional Ministerial de que sean reinsertados en otros liceos, en otras comunas, para que no se desarrolle esta sillita musical que se van de un liceo nuestro a otro liceo nuestro”.

Respecto a los jóvenes que protagonizan incidentes, Soto expresó que “deben ser personas, niños, jóvenes que pertenecen a familias disfuncionales, con absoluta carencia de todo tipo (…) me imagino que ningún grupo familiar permitirá que sus hijos alcancen estos niveles de violencia”.

“Me imagino que deben tener problemas a todo nivel”, apuntó.