Ministro Blumel: “Situación de Quintero es gravísima y tiene que corregirse”

El secretario de Estado valoró que la institucionalidad ambiental esté operando. Junto a ello, descartó un problema político con la dimisión del vicepresidente de la petrolera estatal. 

122

El ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, calificó esta mañana la crisis medioambiental de Quintero y Puchuncaví como “gravísima”, valorando a la vez que la institucionalidad esté operando.

En entrevista con radio Cooperativa, el secretario de Estado afirmó que “es comprensible el sentimiento de la gente de Quintero, la situación es gravísima, inaceptable y tiene que ser corregida a la brevedad”.

En este marco, destacó que “lo que sí hay que valorar es que la institucionalidad está funcionando (…) La Superintendencia de Medio Ambiente ha dicho que aquí hay antecedentes que dan cuenta que esta nube tóxica, este grave episodio de contaminación ambiental es responsabilidad de una empresa del Estado que es Enap y lo que va a hacer ahora es iniciar un proceso sancionatorio”. 

Blumel se refirió, además, a la renuncia del vicepresidente de Enap, Gonzalo de la Carrera, luego que la Superintendencia de Medio Ambiente formulara cargos en contra de la petrolera estatal, a raíz de su responsabilidad en la crisis ambiental de la bahía de Quintero-Puchuncaví.

No vamos a comentar las decisiones personales de miembros de una empresa del Estado que es autónoma, esas son sus decisiones, tendrá sus razones, pero ahí la empresa opera bajo sus propios estatutos“, señaló.

“La Superintendencia ha establecido que hay responsabilidades y ha iniciado un proceso sancionatorio y lo que corresponde es que si alguien es aludido directamente por las responsabilidades de este grave episodio considera que no tiene responsabilidad, o que tiene antecedentes que aportar, el proceso va ir entregando más elementos de claridad”, sostuvo.

Junto a ello, descartó un problema político con la dimisión del vicepresidente de la petrolera estatal.

Aquí el problema no es político, es un problema ambiental y de salud de la población, eso es lo importante, lo otro son cosas que no son fundamentales”, concluyó el ministro Blumel.