Partido Radical rechaza acusación a jueces, pero da libertad de acción a diputados

Según el Comité Ejecutivo Nacional del partido, no existen los argumentos suficientes para buscar la destitución de los magistrados Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller y Manuel Antonio Valderrama.

150

El Partido Radical decidió no apoyar la acusación constitucional contra los tres ministros de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller y Manuel Antonio Valderrama, por conceder libertades condicionales a condenados por violaciones a los DDHH. Sin embargo, respetará la libertad de voto de sus diputados. 

Según publica este miércoles La Tercera, el nuevo presidente del PR, Carlos Maldonado, se reunió el martes en el Congreso con la bancada del partido para comunicarle la decisión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de rechazar la acusación debido a que, según la instancia partidista, no existen los argumentos suficientes para buscar la destitución de los magistrados. 

“En reunión de la mesa con el Comité Ejecutivo Nacional se tomó esta resolución, que implica: el reconocimiento irrestricto a los derechos humanos; decir que no compartimos el fallo de la Corte Suprema, pero respetando también los derechos y atribuciones del Parlamento, creemos que en este caso no se justifica la acusación constitucional, no se dan todos los antecedentes para una acusación constitucional y, por lo tanto, se debilita el estado de derecho y el estado democrático”, explicó el secretario general de la colectividad, Mauricio Andrews. 

En tanto, el diputado Alexis Sepúlveda sostuvo que “desde el punto de vista del partido no existen los fundamentos que permitan sostener una acusación constitucional de esta naturaleza”, no obstante, aclaró que a pesar de la determinación política de la colectividad, “obviamente, respeta la decisión autónoma que tienen los diputados de votar en conciencia sobre este tema”.

A su vez, la diputada y vicepresidenta del partido, Marcela Hernando, quien fue una de las parlamentarias firmantes del libelo, aclaró que la decisión del lunes del CEN no los obliga a votar en esa línea, pues por ley no pueden existir órdenes de partido. De hecho, aclaró que ella estuvo en contra de la decisión de la instancia partidista. 

Aunque también puntualizó que su votación aún no la tiene decidida y que esperará los descargos que harán los magistrados ante el Congreso para definirse.

“Esta es una votación en conciencia que los diputados hacemos. Se entiende, además, que yo firmé esa acusación constitucional, en el marco de un mandato que me hizo la bancada. Así que en ese contexto, creo que lo más importante es escuchar la argumentación la próxima semana, y votaré en conciencia. Son ilegales los mandatos de partidos respecto de las votaciones, así que no es vinculante”, sostuvo.