Madre que degolló a su hija minusválida fue condenada a 20 años de cárcel

La víctima tenía 6 años al momento de su asesinato y sufría de una microcefalia que le ocasionó un daño neurológico severo, por lo que la niña no hablaba ni caminaba y era atendida en la Teletón.

203

El Tribunal Oral Penal de Iquique sentenció a 20 años de presidio a la acusada Paola Pérez Álvarez (34 años), como autora del delito de parricidio en contra de su hija de 6 años, hecho ocurrido en octubre de 2015, en la capital de la región de Tarapacá.

De acuerdo a lo acreditado en el juicio, el 2 de octubre de ese año, mientras la acusada se encontraba sola con su hija de 6 años en su domicilio de calle Arturo Fernández, tomó un cuchillo con el que le provocó una lesión cortante profunda en el cuello, degollándola, lo que le ocasionó a la menor una hipovolemia severa traumática que le causó la muerte en el lugar.

En el juicio, el fiscal Francisco Almazán presentó los testimonios de familiares de la víctima, quienes explicaron que la menor presentó al nacer una microcefalia que le ocasionó un daño neurológico severo, por lo que la niña no hablaba ni caminaba y era atendida en la Teletón. 

Funcionarios de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones y peritos del Servicio Médico Legal confirmaron que la menor falleció un día antes de que la acusada le pidiera al padre de la niña que llamara una ambulancia y le llevara algunas cosas al departamento.

La defensa de la acusada solicitó que se le acogiera la atenuante de imputabilidad disminuida, ya que el hecho lo habría cometido producto de una depresión profunda por la que atravesaba, que habría alterado su sentido de realidad. 

Sin embargo, el tribunal desechó la solicitud, dado que la acusada, tras matar a su hija, realizó varias acciones con plena conciencia, como conversar con su madre en distintos horarios y enviarle mensajes e instrucciones al padre de la víctima.

Junto a la Fiscalía de Tarapacá estuvieron presentes en el juicio, los abogados querellantes en representación del padre de la víctima y del Servicio Nacional de Menores.